Puedes adquirir mi nueva novela Y te diste la media vuelta en la librería Soriano de Valencia o a través de su web para toda España.También lo pueden hallar en papel en la librería Bravo de Fuenlabrada (Madrid). Venta en Perú: librería El Virrey de Miraflores.

La fugacidad del color (Nuevo)


Prólogo del escritor César Gavela 

LOS MICRORRELATOS DE ELGA REÁTEGUI

El microrrelato es un género antiguo, aunque nos pueda parecer muy reciente. Y ello porque está enraizado en la necesidad que tiene el ser humano de contar y de escuchar. Ahora bien, cabría decir que la formulación moderna de este género, en lo que toca al idioma español, probablemente se remonta a Rubén Darío. Es decir, se trata de un género que tiene algo más de un siglo de existencia. Periodo en el que ha sido cultivado, entre muchos escritores, por algunos tan ilustres como Juan Ramón Jiménez, Jorge Luis Borges o Julio Cortázar. Sin olvidar a Augusto Monterroso, autor del más célebre microrrelato de nuestro idioma, y maestro de la literatura breve, en todas sus variantes.

El microrrelato, al igual que la poesía y el cuento muy corto, es un género literario que puede alcanzar la perfección. Ello se visibiliza cuando, en nuestra lectura, sentimos que no sobra ni falta ninguna palabra. Propósito que es ajeno a la novela, a la novela breve e incluso al cuento largo. Que son manifestaciones que podríamos llamar imperfectas por su naturaleza. Maravillosamente imperfectas en el caso de las grandes narraciones. Pensemos en El Quijote, la más extraordinaria novela, pese a sus conocidos desajustes. Teóricos defectos que, en realidad, son su contrario, porque terminan aportándole verosimilitud y encanto a la prodigiosa historia que narra. El microrrelato, sin embargo, y como el poema, aspira al ajuste pleno entre forma y fondo. Para construir, a un tiempo, la belleza y la profundidad. Es un género de concentración e intensidad.

Ahora bien, no es un poema en prosa. Ni tampoco prosa poética. No es una reflexión, ni una descripción lírica o épica. No es una máxima filosófica. Es otra cosa. Y el corazón de esa otra cosa es la acción. Sin ella, no existe el microrrelato. Ahí se la juega el escritor que es seducido por esta forma de contar y de emocionar.

En el microrrelato siempre sucede algo. La situación que existe en su comienzo va a ser modificada a lo largo de sus escuetas líneas. Por ello al final del texto nos encontramos con otro escenario, diferente del inicial. Y eso sucederá aunque estemos hablando de solo tres o cuatro líneas. Ahí radica la gracia de este género, también su dificultad.

A partir de esa premisa, se abre un infinito territorio de libertad que cada autor recorre con su talento verbal y su creatividad, también con su memoria. La memoria, que tantas veces es el venero del que brotan estos brevísimos relatos, que luego la invención moldea. Y que el lenguaje precisa. Sin lenguaje no hay literatura, menos aún hay microrrelato.

Elga Reátegui, escritora peruana y española, ha abordado con sus armas de prosista experimentada y entusiasta, un libro de microrrelatos. Enriquece así su decir narrativo y se mide en un género que está en el otro extremo de sus recientes novelas, que han sido extensas. Ello prueba la pasión literaria de Elga, su constante búsqueda de formas expresivas, y también su sentido del riesgo. Porque el microrrelato es un género difícil, aunque algunos crean lo contrario. Por algo es una revelación muy cercana a la poesía, que es el corazón de la literatura, y aún mucho más que eso. Porque la poesía también está en las artes plásticas, en la filosofía, en la arquitectura y en muchos otros órdenes de la vida. No solo en la escritura.

La autora, que es una mujer que conserva muy viva su memoria del Perú natal, de su infancia y juventud en Lima, de su ejercicio del periodismo político en la mayor metrópoli latinoamericana del Pacífico, ha buceado en su rico tesoro de días y personas, de paisajes y experiencias, y a partir de ahí ha construido un libro cuajado de vida, emoción y verdad. Con un lenguaje bello y vertiginoso. Un lenguaje que es pura acción. Que entra a saco en el lector ya desde las primeras palabras de cada texto. No se puede permanecer ajeno a cada una de sus invitaciones. Lo quiera uno o no, en la segunda o tercera frase como más tarde, el lector ya está concernido y envuelto en el aura de cada relato, en su historia y en su mundo. Un resultado que es muy difícil de conseguir con la eficacia y naturalidad con la que lo hace Elga Reátegui.

Con esas armas ortodoxas, y a la vez tan propias de su originalidad como narradora, Elga aborda este libro, que reúne un centenar de microrrelatos, y que ha dividido en tres partes. “De amores”, “Sociales” y “Del espíritu”. Títulos que anuncian la temática de los micros que vendrán luego. Aunque, como es lógico, esos linderos son borrosos en ocasiones, porque están recorridos por un mismo caudal, que es el de la vida y la literatura unidos. También porque el amor, la muerte y el tiempo son los escenarios de estos relatos, y bien sabemos que son temas que siempre colindan; que dialogan y se impregnan entre sí.

¿Y qué cuentan estos microrrelatos? Naturalmente, no voy a desvelar ninguno de ellos. Pero sí a esbozar, esquemáticamente, algunas características que, a mi juicio, han de ser destacadas en este conjunto fértil y hermoso de acciones narrativas. Y empezaría por resaltar la melancolía que está presente en muchos de los textos. Melancolía que viene del dolor y la añoranza; de la pérdida y la decepción.

Melancolía que también propicia, en algunas ocasiones, un final abierto. Lo que supone asumir un riesgo grande tratándose de microrrelatos, que siempre tienden a cerrarse. Pero la labor de un escritor es ensanchar los límites del decir y proponer nuevas formas artísticas. Sin alterar la verdadera naturaleza de este género, tan auténtico como fronterizo. Y cuando los finales son cerrados, la gran mayoría en este libro, aparecen muy bien iluminados por la sorpresa. Un desenlace que en muchas ocasiones exige del lector atención y agudeza. Porque se trata de textos muy sutiles, inteligentes y literarios.

Los microrrelatos de Elga Reátegui caminan por la siempre fecunda senda de la sugerencia. De esbozar un mundo en muy pocas frases, creando así un contar diverso y atractivo, que en parte se deja suspendido en el aire, a la espera de que el lector lo interprete. Lo haga suyo. Lo reviva. Los micros que componen este libro han de ser afrontados desde la alegría y el reto que supone descubrir las claves que se ocultan en sus párrafos.

El olvido es otro de los grandes ámbitos de esta entrega. El olvido, que duele. Que puede ser muy cruel, y que igualmente es un modo de sobrevivir. También el odio subyace o protagoniza algunos de estos cuentos. El dolor y el suicidio. La muerte por amor y la más gélida indiferencia. El absurdo y el terror. El egoísmo más ciego y la violencia. También el amor y la bondad. Y todo ello contado con intuición y con un gran sentido del ritmo, siempre decisivo en un microrrelato.

La política peruana, los terribles años de la guerrilla de Sendero Luminoso, un tiempo en el que Elga vivía en su patria, también aparecen en algunos de estos cuentos, tal vez los más duros. Otras veces el registro cambia, y nos encontramos con narraciones que abordan las tantas veces conflictivas relaciones entre padres e hijos, el delito en el territorio de la política, la desolación de la pobreza, o la siniestra realidad de los delitos sexuales.

La enfermedad, los celos o el desapego entre personas de la misma familia, también tienen su espacio en esta colección de textos que se alternan con otros donde vive la compasión y los sueños. Sin olvidar el desarraigo de quienes han tenido que abandonar sus entornos rurales, confiables y conocidos, por el duro vivir en los arrabales de esa enorme ciudad que es Lima.

Me detendría por último en aquellos textos que reflejan reencuentros. De amantes, de hijos y padres, de regresos al hogar, o la tierra en la que se vivió hace muchos años. Esos reencuentros tienen desenlaces tristes a veces, pero esa tristeza no siempre es incompatible con la esperanza. Y unos y otros, como todo el libro en sí, constituyen una gran metáfora de la vida del ser humano. De su cruel destino. De su dignidad y su coraje. Y de la literatura como salvación y consuelo.

CÉSAR GAVELA

Presentación del libro de relatos 
La fugacidad del color
Día: 12 de noviembre
Hora: 7 de la tarde
Lugar: Fundación SGAE
Participación: Mila Villanueva y Ana Noguera
Intervención: escritores varios


Mila Villanueva


Ginés Vera

Isabel Alamar




Juan Luis Bedins


Blas Muñoz 

José Ramón

Mar Busquets

Mari Carmen Sáez



María Nieves Michavila


Pedro J. Moreno

Rosa Montolío




Pilar Verdú 





Entrevista en la 99.9 con Ramón Palomar  



Entrevista en el programa Puertas Abiertas 
de Vicente Quintana
(CVRadio)



Entrevista en el programa Miguel Ángel Pastor
en Gestiona Radio 




Entrevistada en el programa de Carles Villeta
 en la Cadena Cope 




Entrevistada  por Miquel Martínez 
en Radio Nacional  (RNE) 




Entrevistada por Carlos Morenilla
para el diario Comarcas 


 




No hay comentarios:

Publicar un comentario