Puedes adquirir mi nueva novela Y te diste la media vuelta en la librería Soriano de Valencia o a través de su web para toda España.También lo pueden hallar en papel en la librería Bravo de Fuenlabrada (Madrid). Venta en Perú: librería El Virrey de Miraflores.

jueves, 26 de abril de 2012

Alessandra Tenorio: “Cuando la vida te sonríe debes disfrutarla”


Saborea en estos momentos las mieles del éxito laboral junto a sus compañeros de la Casa de la Literatura Peruana (CASLIT). Celebra por todo lo alto y le asiste el  derecho a hacerlo, pues  inmersa como está en el mundo de la cultura, la poeta Alessandra Tenorio sabe bien que la literatura y el arte a veces no venden, y hay que batallar muy duro para atraer la atención de los consumidores. Sin embargo, un extraño fenómeno se observa en esta joven institución: lleva poco tiempo de vida, pero su nombre se menciona a cada rato; y lo mejor, ha logrado despertar el interés de la gente hasta el punto que sus actividades registran una masiva concurrencia.
Pero dejemos que la carismática escritora Alessandra Tenorio nos cuente más sobre “La Casa”, como la suele llamar, y sobre su trayectoria profesional.

Es una poeta que se mueve como pez en el agua dentro de los cauces del periodismo y las relaciones públicas, y lo digo porque su gestión como Jefa de Promoción Literaria de la Casa de la Literatura Peruana (CASLIT) es todo un éxito. No se puede que su institución está en boca de todos, pese que lleva muy poquito tiempo de existencia. ¿Cuáles son sus impresiones al respecto?

Me siento muy contenta de que la labor de “La Casa” haya sido reconocida rápidamente y contemos con un público cautivo de escolares, escritores y familias que nos visitan y participan de nuestras actividades. Esto se debe a que es una labor de equipo. La magnífica dirección de Karen Calderón, al mando de la CASLIT, y el apoyo de los demás miembros de los equipos, los orientadores literarios y los escritores, hace que las cosas funciones bien y podamos presentar productos de calidad que gustan al público. Además mucha gente pensaba que aquí se cobraba por las visitas o las actividades pero todo es gratis.

Díganos ¿con qué dificultades se encontró al comienzo de asumir su cargo y de qué manera las enfrentó?

El primer reto fue dar a conocer “La Casa” y que el público se interese en visitarla. Primero para generar visitas coordinadas con los escolares, que son nuestro primer público objetivo, invitamos a los directores de las Unidades de Gestión Educativas Locales (UGELES) y al director de la Dirección Regional de Lima Metropolitana (DRELM) a una reunión y les hablamos de todos los servicios gratuitos que ofrece la Casa y elaboramos un calendario de visitas, y se volvieron nuestros aliados estratégicos. Luego, junto al Equipo de Investigación, se creó el programa de impartir literatura en otros formatos como el cine, el teatro y el proyecto “Leyendo con mi personaje favorito”, donde se invitaba a artistas de la televisión y el teatro o ídolos juveniles a hablar con los escolares de los libros que habían leído. Todo eso nos generó mayores visitas y mayor presencia en la comunidad.

El equipo de la CASALIT en pleno
Hace poco alcanzaron mucha notoriedad, y por qué no, reconocerlo, otra  gran victoria al conseguir que Google rindiera homenaje al gran poeta César Vallejo mediante uno de sus doodles. Cuéntenos detalles de la campaña emprendida para tal objetivo.

La campaña empezó en las redes sociales, y la CASLIT, como parte del Ministerio de Educación, escribió una carta a Google explicándole los motivos por los cuales Vallejo merecía ser homenajeado por los 120 años de su nacimiento. Hicimos flyers que colocamos en las redes sociales, en nuestros murales y también a través del mailing y de nuestros medios de difusión le pedimos a todos los peruanos que escribieran a Google y se sumaran a este pedido. Ese día celebramos con una “Maratón Vallejo”, donde todo el día giró en torno al poeta: hubo conferencias, performances, lectura de sus poetas.

Teniendo en cuenta que es usted es una escritora y realiza su trabajo literario a solas, ¿le fue complicado trabajar en equipo? Me animo a hacerle esta pregunta, pues se dice por ahí que los poetas son de carácter complicado y que no siempre están de buen humor, ¿mito o realidad?

Ja, ja, ja, ¿si le preguntas a la gente que trabaja conmigo que te diría? Trabajar en equipo es hermoso pero también a veces un poco difícil porque no todos tienen los mismos ritmos. Yo suelo ser muy personalista, y aunque no es la primera vez que trabajo con un grupo de personas que me apoya, creo que siempre hay que pasar por un período de adaptación donde se conoce mejor a la gente y se ponen los parámetros para realizar los trabajos asignados. Lo del carácter creo que no sólo le pasa a los poetas (que tienen fama de locos y “dispersos”) con el estrés de estos tiempos, el tráfico de Lima y una larga suma de etcéteras. El que no es un poco gruñoncito que tire la primera piedra.

¿Cuándo descubre la poesía y en qué momento se decide a escribir?  ¿Sus padres vieron con buenos ojos su deseo de dedicarse a la literatura? Porque usted ha hecho una carrera de esto e incluso se licenció en Facultad de Literatura de la Universidad Federico Villarreal (Perú), ¿no es así?

Yo descubrí la poesía desde siempre, de hecho los primeros libros que leí fueron de poesía porque en mi casa había muchos poemarios, herencia de la biblioteca de mi abuelo, que era encuadernador. En el nido yo recitaba poemas en las actuaciones (luego en el colegio también), mi papá y mis tíos (que son mis vecinos) eran lectores de poesía. Así que prácticamente tenía un ambiente poético de por sí.
Empecé a escribir desde que estaba en el colegio, tipeaba mis poemas en una vieja máquina Olivetti y los guardaba en una carpeta azul. Me gustaba mucho hacerlo. Siempre fui muy buena para las letras (y más adelante en los cursos de Literatura), y cuando tuve que elegir una carrera, luego de pensarlo mucho, me decidí por la Literatura y nunca cambié de idea. A mis papás no les gustó mucho al principio, creo que ellos hubieran preferido que estudie una carrera de ciencias como ellos (¡estoy rodeada de médicos y enfermeras en toda mi familia!). Incluso dentro del campo de las letras mi mamá sigue soñando con que yo sea “doctora” y muy probablemente algún día Presidente de la Academia Peruana de la Lengua. Creo que les cuesta y siempre les costará que a mí me gusten otras cosas que están alejadas de la vida académica y más en el campo de la gestión, de las comunicaciones y que a veces puedan calzar en el molde de los poetas “locos y soñadores”. Igual ellos me apoyan mucho y me siguen en mis locuras literarias. Por cierto, yo soy Bachiller en Literatura de la Villarreal y estudié una maestría en San Marcos, pero no me he licenciado aún, justamente ahora mismo estoy “a por la diploma”. 

El día que tuvo que ejercer de anfitriona
del escritor Mario Vargas Llosa
Estuvo involucrada en varios proyectos editoriales, fue promotora cultural, coeditora de una serie de plaquetas y hasta tuvo a su cargo la producción de un programa radial, una vida comprometida con lo que más le gusta y claro está muy agitada, ¿no ha cambiado mucho su ritmo de trabajo o quizá sí? Cuéntenos, ¿cómo reparte sus obligaciones para con su cargo y su labor de poeta?

¡Guau! Fue toda una locura, justamente eso comentaba el otro día con mis amigos poetas con los que hacíamos festivales, organizábamos cosas y siempre estábamos en movimiento. ¡Quién tuviera la energía de los 18 años! De poder estar en todos lados. Ahora en realidad mi trabajo en “La Casa” ocupa casi todo mi tiempo. Ahora estoy estudiando un curso de actualización en mi universidad para poder concluir mi tesis (que ocupa todas mis noches de la semana) y justo estoy terminando un curso de marketing (que ocupaba toda la mañana de mis sábados); así que tengo el tiempo reducidísimo, lo cual me llevará al divorcio sin haberme casado antes (risas). De todos modos, siempre tengo un poco de tiempo para leer un buen libro y los lunes me reúno con un grupo de amigas para leer poesía de diversos autores y criticar nuestros propios textos. Es un espacio muy bonito que comparto desde hace más de un mes y que ha sido un oasis para mí en medio de tantas revoluciones.

Díganos ¿qué señal interna o externa debe percibir un escritor para decir ‘este es el momento de publicar?

Creo que es una cuestión de autocrítica. Puede venir de los dos lados: externamente cuando uno está escribiendo un libro muchas veces pide opiniones a los amigos, a los poetas mayores que respeta o a tu editor (si lo tienes) y ellos te van dando pautas que te ayudan a saber que el libro ya está terminado. Por otro lado, también esas señales (y creo que son las definitivas) pueden ser internas, cuando uno ve sus textos con objetividad después de haberlos corregido varias veces y se da cuenta que ya están redondos y listos para la publicación. Lo principal creo es no perder la objetividad y saber cuando “abandonar” un texto, pero para todo eso la autocrítica es fundamental.

Descubrimos su poema “Ocurre”, y nos impactaron algunos de sus versos:
Ocurre que tal vez el amor sea una elección diaria /meteorológica/calendarística /o estúpida. Ocurre que tal vez  la palabra tenga algún valor/y no se pueda decir  siempre  /con igual desparpajo/como quien dice: hola/ adiós/ pan o agua. Ocurre que hoy,   precisamente hoy, al levantarme/ decido que seas tú/ quien me tienda la cama/ me prepare el café/ me conciba un hijo/ ...y mañana  tal vez   sólo desee /que seas  mi  amigo,  mi  hermano  o  mi  padre/ el que me enseñe a cruzar pistas/ el que me obligue a comer cebollas…

Ese poema lo escribí en un momento en que sentía que el relativismo estaba presente en todo, incluso hasta en el amor. Esa situación de no decidirse y decir una cosa un día, otra al día siguiente. Yo siempre me precio de tener las cosas claras y cuando no las tengo no hablo, porque creo que la palabra tiene demasiado valor y causa un efecto grande en la vida de las personas.

¿Cómo tiene que ser el alma de una creadora como usted para ponerse en el pellejo de una mujer que padece, pues en buena cuenta no siempre las poetas o los poetas plasman  sus vivencias a la hora de escribir?

Yo creo que es una cuestión de empatía, de poder ponerte en los zapatos de los demás y así no puedas entender o comprender lo que piensan otros o sus razones sí puedes conectarte con sus emociones. Creo que todos los escritores tienen esa capacidad porque son personas bastante sensibles.


Su ópera prima fue declarada "revelación
del año 2005" por el prestigioso programa
televisivo "Vano oficio"
¿Según usted dónde se halla la mayor fuente de inspiración de un poeta o narrador?

En todos lados. En los escritores, en los libros, en los viajes en combi, en las noticias, en la televisión, en el cine… Está en todos lados sólo hace falta observar.

Sin duda alguna, su poemario “Porta/retrato” fue el hijo largamente esperado, ¿nos equivocamos?

No, realmente lo fue, y además de un hijo fue la materialización de un sueño que tenía desde niña y que me hace muy feliz haber podido cumplir. Ahora solo me falta tener un hijo de carne y hueso porque hace varios años ya planté varios árboles.

¿Cuál es la característica principal de la poesía de Alessandra Tenorio?  ¿Qué le gustaría que hallase el lector en sus versos?

La principal característica de mi poesía es que es intimista y sencilla. Yo quisiera que los lectores puedan conectarse con las emociones que trato de plasmar en el poema. Mi lenguaje no es muy elaborado, mi poesía no intenta descubrir la pólvora, intenta “mover al lector”, y a través de las imágenes, el ritmo y las escenas que se plasman espero que los lectores se conecten con ella.

A propósito admite la existencia de una poética masculina y otra femenina, ¿cuál es su postura al respecto?

Sí, pero no identificada con el sexo de los autores; es decir, creo que hay textos que indudablemente tienen marcas de género palpables y que hablan de sujetos femeninos y masculinos con sus respectivas características pero que eso no tiene que ver necesariamente con que el autor que los ha escrito sea hombre o mujer y deba tratar específicamente determinados temas. Definitivamente cuando lees “Noches de adrenalina”, y encuentras un verso como “mi vagina se llena de hongos como consecuencia del primer parto”, sabes que se está hablando de una mujer y a continuación en el poemario se tocan temas que aluden a los sentires, pesares e inquietudes de una mujer. Coincidentemente Carmen Ollé, la autora, es mujer; este libro podría haber sido escrito por un hombre y en ese caso estaríamos frente a un libro escrito por un varón que usa un discurso poético femenino. En ese sentido, sí creo que existe una poesía con marcas de género, pero no creo que las mujeres escriban solo de cosas de mujeres y los hombres de temas de hombres, no creo en ese reduccionismo que dice que las mujeres sólo escriben de “sus orgasmos” (como se dijo alguna vez) y los hombres de los grandes temas de la humanidad. Eso no existe. Cualquier poeta independientemente de su sexo puede escribir de lo que le dé la gana.

¿Cuál es su mejor momento para escribir? ¿Tiene un horario, una rutina? ¿Tiene una libretita o va de frente al ordenador (computadora)?

Creo que el mejor momento es cuando has encontrado las palabras. Yo tengo muy buena memoria y los poemas siempre los escribo primero en mi cabeza. Es como si tuviera una libreta mental en la que anoto y voy borrando. A veces voy a recitándome a mi misma los poemas como trabalenguas hasta que finalmente encuentro las palabras y la imagen acústica que he estado buscando y allí por fin puedo ir al papel o a la computadora (depende del momento o lugar en que me encuentre). Escribo en cualquier lado, lo he hecho en el micro, en la oficina, en la banca de algún parque.

Junto a su jefa, la directora de la CASALIT, Karen Calderón
Montoya y doña Luz Abad, la visitante un millón
¿Pertenece a algún círculo de poetas o prefiere mantenerse al margen de grupo alguno?

Como te comentaba, me reúno con un grupo de amigas para leer poesía los días lunes desde hace poco tiempo. Yo no creo mucho en proyectos poéticos unitarios. Menos en estos tiempos en que reina la individualidad. Me parece que es muy difícil encontrar una situación en que todos tengan el mismo nivel poético, los mismos intereses y alcancen un mismo ritmo de lectura. Sin embargo participaba en un grupo que se llamaba “Colmena”, en la época de la universidad, y fue una linda experiencia.
Creo sí en los grupos de encuentro, de estudio, si se quiere, donde uno puede leer y comentar poesía; donde presentas tus textos y recibes las críticas de los demás y te recomiendan nuevos autores; en esos grupos tipo taller que ayudan a crecer a los participantes.

¿Hecha mano de las redes sociales para dar a conocer sus creaciones? Hay quienes aprovechan muy bien sus teléfonos móviles (celulares) como medio de promoción y difusión de sus trabajos literarios. ¿Cómo evalúa estas nuevas ventajas tecnológicas e informáticas en el quehacer de un creador?

Yo soy un poco negada a la tecnología (si vieras mi celular lo sabrías), pero sí aprovecho las ventajas de las redes sociales para difundir eventos culturales en los que participo o que me interesa dar a conocer. Mi poesía también, porque mi primer libro se encuentra en PDF en una página web donde se colocan libros que las personas pueden descargar gratuitamente. Creo que las nuevas tecnologías de la información son muy importantes y ayudan a los creadores no sólo a poder difundir sus obras sino a comunicarse con sus pares a nivel mundial.

¿Dará alguna vez el salto a la narrativa? ¿Tiene inquietudes al respecto?

Quizá. He escrito un par de cuentitos e incluso he llegado a publicar alguno en una antología Perú-Ecuador que publicó la Embajada Ecuatoriana, pero no lo tengo pensado a corto plazo. Lo que sí he llevado varios talleres de narrativa con Oswaldo Reynoso y Cronwell Jara de los que he aprendido mucho.

¿Cuál es su siguiente paso como poeta? ¿Sus lectores tendrán la oportunidad de leer otro libro suyo en breve?

Ahora me encuentro escribiendo algunas cosas, unos poemas de una temática un poco diferente y con otro tono, pero igual de carácter intimista. No sé si pronto, pero creo que ya empiezo a tener material para pensar en un libro en el futuro. Como poeta seguiré en busca de una voz, de lograr encontrar un estilo propio y de perfeccionarme siempre.

Y en cuanto a sus planes y proyectos en la Casa de la Literatura Peruana (CASLIT), ¿qué es lo que se viene?

Estamos organizando un Congreso Internacional sobre “Trilce” y César Vallejo para el mes de julio. Vendrán ponentes de Estados Unidos y Europa, y el congreso irá de la mano con una exposición en homenaje a este gran poeta.

¿Cómo debe responder un poeta cuando la vida le sonríe, como es su caso?

Gracias, Elga, es lindo eso que dices. Bueno, cuando la vida te sonríe debes disfrutarlo. A veces esas sonrisas no duran mucho tiempo y hay que sacarles el jugo.

Su libro "Casa de zurdos" (Lustra Editores/CEE)
fue considerado por el diario El Comercio uno
de los mejores poemarios del año 2008
Si desea saber más de la autora o su obra puede
pinchar los siguientes enlaces:
http://literaturaenpdf.blogspot.com.es/2011/04/portaretrato-alessandra-tenorio.html
http://alessandratenoriop6.blogia.com/
http://www.elhablador.com/poesia8_5.htm
http://agpaletenorio.blogspot.com.es/

sábado, 21 de abril de 2012

Ricardo Guadalupe: “Tengo fe en lo que está por venir”


Lo dejó todo por seguir un sueño. Tras de sí quedaban los discursos que redactaba para políticos y su puesto de funcionario en la Comunidad Madrid. Es que Ricardo Guadalupe es un apasionado de la palabra y presta mucha atención a la forma en que se combinan. Sin vacilación alguna sostiene convencido que las palabras que nunca pasarán a mejor vida son: sexo, amor, tiempo, muerte y culpa. “La totalidad de la literatura alude de un modo u otro a alguna de éstas”, sustenta.
El escritor madrileño hoy por hoy se halla promocionando su obra “Frases en el muro. Un diccionario de intuiciones” (Editorial Octaedro), pero anteriormente publicó “Palabra literarias”, producto de su paso por el programa radial “El planeta de los libros”,  y el ensayo “De la oscuridad a la luz a través de la escritura”.
De las frases que conforman su original nuevo libro nos dice: “Buscan promover una acción sanadora”.
Los invito a conocer a este autor que dicta talleres de escritura, se deja llevar por una buena conversación, disfruta de la contemplación de la belleza y adora la risa auténtica.

Declaró en una oportunidad que comenzó a escribir porque necesitaba explicarse el mundo, ¿ha llegado a una conclusión satisfactoria  o todavía sigue en la labor?

Todavía no. El día que lleguemos a explicárnoslo se acabará el mundo.

Dicen que el universo se creó mediante el sonido de una palabra, eso nos dice mucho de su poder. Si bien esto es así, salvo otros pareceres, ¿cuánto uso y abuso hemos hecho de ella?

Hay gente que te habla como si fueras su diario, echan tantas ristras de palabras por la boca que pudiera pensarse que se van a vaciar.

Usted que es amante de las palabras y las maneja muy bien, díganos ¿es posible que dentro de poco se reduzca el número de ellas en su uso debido a la simplificación del lenguaje hablado y escrito?

Más que al número de palabras yo presto más atención al modo en que se combinan. La combinación es la que hace saltar los muros.

¿Qué palabras se salvarán de pasar a mejor vida? ¿Podremos rescatar algunas?

Sexo, amor, tiempo, muerte y culpa. Prácticamente la totalidad de la literatura alude de un modo u otro a alguna de estas palabras.

Al respecto, ¿cuándo una palabra comienza a ser incómoda u odiosa?

Cuando la vemos venir.

Tener las cosas bajo control es un viejo deseo humano y sabemos que necesita contar con esa certeza, ¿alguna vez alguna un personaje o una historia se le fue de las manos?

Sí, y cuando eso ocurre siento lo mismo que deben sentir los padres cuando un hijo deja la casa familiar, siento que el personaje se ha hecho adulto.

Ha aprendido a convivir con sus fantasmas
También manifestó que la escritura es para usted  una adicción, ¿es posible verse absorbido por ella, dejando de lado, rutinas vitales y todo contacto con el exterior?  ¿Cuándo cree que hay que parar? ¿Cómo detectamos que nos estamos dejando arrastrar?

Simplemente hay que mirar alrededor, la limpieza de la casa, la nevera, la cuenta bancaria,… Hay una serie de necesidades que no hay que descuidar, por eso se hace fundamental un ancla que nos impida desaparecer en las nubes.

Se ha definido como un idealista que no renuncia a sus raíces, amplíenos ese concepto, por favor.

Yo defiendo la idea de que se vaya hacia donde se vaya hay que saber antes de dónde se viene. Las raíces forman parte de nuestra identidad y te hacen más fuerte. A partir de ahí es más fácil conseguir lo que te propongas, en parte porque tienes los pies más en la tierra.

Todos estamos amenazados en menor o mayor grado por fantasmas de todo tipo, ¿cuáles son los suyos? ¿Ha logrado mantenerlos a raya? ¿Cómo los ahuyenta?

Son de todo tipo, la mayoría de personas del pasado, incluido yo mismo. Y no se les puede ahuyentar, hay que aprender a vivir con ellos.

¿Tuvo un maestro que lo llevó de la mano en la escritura? ¿Qué autores le dieron las pautas necesarias para adentrarse de lleno a esa labor que tanto le apasiona?

Ángel Zapata, Jesús Ferrero y David López. Me marcaron la principal pauta, la más importante de todas: la de crear un pensamiento propio.

Es un comunicador en toda regla, por tanto, está en condiciones de decirnos en qué ámbito disfruta más. Por ejemplo, ¿participando en un programa radial o impartiendo clases en los talleres de escritura?

Cuanta mayor y más inmediata interacción con el otro mejor. Así que me quedo con la comunicación cuerpo a cuerpo.

Gabriel García Márquez admite en sus memorias que tiene mala ortografía y los críticos manifiestan que Mario Vargas Llosa tiene problemas con la sintaxis, ¿se atrevería a revelar cuáles son sus puntos débiles a la hora de redactar?

Cuando doy por terminada una redacción estoy satisfecho al 100%, si no, no la doy por terminada. Eso sí, el tiempo que me lleva a menudo es excesivo. Así que lo que por un lado es virtud se convierte por el otro en punto débil.

¿En qué momento siente la necesidad de enseñar? ¿Es capaz de decirle alguien que no tiene el suficiente talento para escribir?

Enseño desde el momento en que tengo el suficiente material para enseñar. Cuando tengo algo me gusta compartirlo. En cuanto al talento, no es lo que más valoro, lo que persigo es que mis alumnos sean auténticos y den lo mejor de sí mismos.

¿Qué es exactamente ser un escritor comprometido con su tiempo teniendo en cuenta que éste va a pasar y se supone que el anhelo de un creador es ser siempre actual pese a los años transcurridos? 

El pintor Juan Genovés dice que el artista es más universal cuanto más íntimo es. Y añadiría yo: y más atemporal cuanto más comprometido con su tiempo sea.

Persigue que sus alumnos sean auténticos
Es un escritor que piensa cuidadosamente el paso que va a dar a continuación, ¿seguir esa estrategia le ha dado siempre resultados? ¿Se puede asumir la vida como una partida de ajedrez?

Es mi manera de mantener bajo control la locura. En el libro “Frases en el muro” digo que la razón es un producto de la sinrazón asustada de sí misma. Uno se siente más seguro si establece ciertas reglas a seguir.

La gente en la actualidad le tiene animadversión a los políticos- aunque pensándolo bien  siempre fue así-, usted que fue quien tuvo que elaborar muchos de los discursos que se leyeron o se dijeron de memoria por ahí ¿cómo recuerda su tránsito por ese campo? ¿Le era fácil pensar y dar ‘una voz’ a otros? Supongo que asemejaba al rol de los guionistas respecto a los actores, ¿no le parece?

Más bien se asemejaba al rol de un guionista de anuncios de lavadoras. El político no deja de ser un comercial, trata de vender una idea. Lo que me pedían principalmente en cada discurso era un eslogan, una frase que pudiera salir luego en los titulares. Pero para mí fue una experiencia muy valiosa, hay que decirlo.

¿Qué parte de su espíritu creativo ha satisfecho su libro “Frases en el muro. Un diccionario de intuiciones” (Editorial Octaedro)?  Muchos creen ha desnudado su alma en él, ¿está de acuerdo?

Mi alma y la de mis personajes imaginarios. Puesto que, aunque todas las frases han salido de mí, las hay que corresponden más a sus voces que a la mía propia.

 ¿Estas palabras o frases pueden ser tomadas como ‘pastillas para levantar la moral’, como decía un  presentador peruano?

Muchas de ellas tienen una función terapéutica. El punto de vista de dichas frases es más práctico que teórico, buscan promover una acción sanadora.

Usted que piensa cuidadosamente el siguiente paso que va a dar, ¿qué tiene previsto a corto plazo?

Continuar escribiendo la novela, el proyecto que originó todo lo demás y que en cambio aún no he acabado, habiendo acabado otros proyectos a los que dio lugar.

Estuve buscando la palabra Fe en su diccionario y no la hallé, ¿qué nos puede decir de ella?

La fe es lo último que se pierde porque no se puede perder lo que aún no ha llegado, y yo tengo fe en lo que está por venir.
Si desen saber más del autor o su obra
pueden pinchar el siguiente enlace:
http://tienesmipalabra.blogspot.com.es/



viernes, 13 de abril de 2012

Frieda Holler: “Soy una mujer que cae y se levanta como todas las demás”

Es el ideal de mujer madura al cual quisiéramos llegar: guapa, vital y exitosa. Es que esta señora sigue soñando, creando y amando su trabajo, pese al tiempo transcurrido. Su andadura profesional en el mundo de la belleza y la etiqueta se dio tras conseguir el título de Miss Perú 1965 y desde ese momento, se preocupó por investigar, estudiar y hacer empresa. Ha conseguido todo lo que se ha propuesto y hoy en día puede decir con mucho orgullo que es la suprema autoridad de la urbanidad y buenas maneras en Latinoamérica y que su libro “Ese dedo meñique” es de consulta obligatoria para quienes quieren cultivarse como seres humanos y aprender  comportarse correctamente en sociedad.
Por estos días, la exreina de la belleza peruana, promociona su obra “Usted: Código de un buen negocio” (Editorial Mesa Redonda).
Los invito a conocer a esta mujer que cree en los ángeles, adora nadar todos los días, y que muestra su gran conciencia social prestando sus servicios en la Asociación Ángeles Peruanos, institución que ayuda a niños en extrema pobreza.
Sin temor a equivocarme es usted es uno de los referentes más importantes en cuanto a urbanidad y buenas maneras en Latinoamérica, y, sin exagerar, sostengo que en el resto del mundo, pues creo que no ha existido (ni existe) ninguna profesional en su rama a la que haya preocupado tanto el rescate de la etiqueta social en estos tiempos en que a la gente se le ha olvidado saludar y dar las gracias. ¿Es consciente de su liderazgo en ese aspecto?

Soy consciente de lo que he logrado a través del tiempo y que hoy se ve reflejado en mi empresa. A veces yo misma me asombro de todo lo que ha sucedido en estos 23 años de la vida institucional que tenemos en la empresa dedicada a la educación, un rubro que no “vende” como suele decirse, pero que se mantiene en el tiempo y con éxito.


Sorprendió a todos convirtiéndose en un súper ventas

Publicar su libro  “Ese dedo meñique” fue un acto de fe y audacia, pues tenemos entendido que muchos la aconsejaron no hacerlo, y, dio en el clavo, pues se convirtió en uno de los libros más vendidos en  la historia de su país, cuéntenos sobre las razones que la llevaron a escribir un libro de esa naturaleza.

Sí, reconozco que fui tremendamente osada y valiente porque todos los indicadores eran negativos. La constante observación era: “¿cómo se te ocurre que en un país como el nuestro la gente va a querer leer un libro de etiqueta? Y sobre estos temas existen “El dedo meñique en el trabajo” que ya está en su tercera edición y “El otro dedo meñique” con edición agotada. Esto muestra algo, ¿verdad?

Obviamente, al salir al mercado su libro el clásico “Manual de Carreño” pasó a mejor vida. ¡Qué curioso! Con los años que llevaba escrito (1853), la gente seguía acudiendo a él en busca de consejo. Ya era hora que alguien, tomara la posta, ¿no le parece?

Yo aprendí mucho del señor Carreño, pero creo que había cumplido su siglo. Era necesario actualizar datos, hábitos, costumbres e implementar nuevas normas de urbanidad, etiqueta y ajustarlos a la idiosincrasia de la gente  y a la modernidad de nuestros tiempos. “El Comercio”, el diario de mayor circulación en nuestro medio desde 1889 en su primera página anunció la muerte del libro de Carreño y el nacimiento del “dedo meñique”. ¡Ese anuncio fue para mí una sorpresa impensable!

El hecho que su libro se vendiera como pan caliente y que luego aparecieran otros también de su autoría dirigidos a otros públicos, nos dice de la necesidad o interés de la gente en  aprender a comportarse en sociedad. A ese respecto, díganos, ¿los peruanos o latinoamericanos en general son un desastre a la hora de comer, vestirse para una determinada ocasión o a la hora de conducirse en una entrevista de trabajo?

No me gustaría encasillar a las personas como que todas se comportan mal en temas como etiqueta en la mesa o no son atinadas en su imagen personal, pero tengo que reconocer que la modernidad ha querido que evolucionen a niveles competitivos y busquen mayor información. Existen entonces necesidades. Es por eso que he visto muchas veces perder una entrevista de trabajo por no saber comportarse o vestirse apropiadamente, quedarse sin la venta o la firma de un contrato solamente por falta de información en estos temas de actualidad.

Es una mujer que se caracteriza
por su elegancia
Ahora que tocamos el tema de ropa, seguramente, tuvo la ocasión de ver alguna vez la teleserie “Sexo en Nueva York”. Mucho se habló del estilismo de uno de los personajes Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker). Si consultamos sus recomendaciones esta muchacha descalificaría por completo. Para muestra, dos  botones: usted dice, por ejemplo,  que los brillos, son para la noche o que se debe  prestar mucha atención a la hora de combinar los colores.

Las series de televisión son en muchos casos malos ejemplos en valores, educación, comportamientos y demás actitudes, pero es la realidad que nos toca vivir y tenemos que salir bien libradas con educación y siendo consecuentes con nuestra conducta siempre respetuosa hacia los demás con nuestros modales y la vestimenta que usemos.  Los colores son vida y demuestran personalidad, carácter e individualidad en la persona que los usa. Los brillos generalmente se usan de noche, pero  tenemos tendencias siempre cambiantes, y que nos llevan a usarlos en las blusas, t-shirts, jeans, o cualquier otra prenda. Es recomendable usarlos con cuidado y sobretodo con estilo propio.


Ahondando más en ese aspecto, ahora me centro en el  caso de las jovencitas y su vestuario, realmente por ser tales se les perdona todo.  Es decir, minifaldas que al menor descuido dejen ver sus bragas (calzones), blusas transparentes sin sujetador (sostén), etc. ¿Cuándo sus usos y gustos se convierten en vulgares?


Definitivamente las jóvenes creen que porque tienen la edad apropiada y la juventud pueden lucir como deseen, pero la idea es verse elegante. La vestimenta es algo que no se puede dejar de apreciar completamente porque sí hace la diferencia en su estilo y en su personalidad. Ser una joven bien puesta y estar a la moda pueden ser cosas muy diferentes. Cada año y cada estación nos traen cambios a veces pequeños y otras drásticos e innovadores, siempre inesperados, pero nunca vulgares. Recuerde que un vestido no existe por sí mismo, sigue la ley de los líquidos, es decir adquiere la forma del cuerpo que lo contiene. Por eso es necesario tenga la edad que tenga le ponga mucho cuidado a su vestuario.

¿Qué opina de las fashion victim?  ¿La moda es un mal necesario como algunas creen?  ¿“Antes muerta que sencilla”, como dice la canción de María Isabel?

Tenemos que recordar siempre que en la imagen personal “menos es más” para ser una persona elegante. La moda no tiene porque ser malvada con nadie. Todos necesitan de ella, los diseñadores, las modelos, los fabricantes de telas, accesorios, zapatos, la prensa, revistas y en fin todo lo relacionado con ella. Lo que sucede es que la gente cree que la moda y las tendencias están diseñadas para todo tipo de personas y eso es un error. Por eso es tan importante conocerse, estudiarse, informarse y luego vestirse, de lo contrario dicen los especialistas que la persona se “disfraza” no se “viste”

Rodeada de su familia ( su hijo Ricardo,
 su nuera Colleen, su hija Frieda Ximena,
y sus nietas Zoe, Kaira  e Isabella
Retornando el tema de las buenas maneras, a la gente ahora más que nunca le cuesta poner toda su atención en la persona que tiene enfrente durante un encuentro o charla, pues he visto, y seguramente, usted también que no puede dejar de contestar el móvil (celular), consultar sus mensajes de texto, chatear, o revisar su Facebook o Twitter, ¿cómo debemos reaccionar ante esto? ¿Nos asiste el derecho a reclamar?

No deja de ser una falta de respeto imperdonable. La tecnología es maravillosa siempre y cuando la persona sepa cómo comportarse. Por ejemplo existe la “Netiquette” que es la etiqueta en la red y que se refiere a normas de cortesía y de educación para poder ingresar en el mundo de la modernidad. Es importante conocerlas para no ofender o insultar indirectamente a la persona que la acompaña. ¿Se puede reclamar el derecho a ser respetada y pedir educación al respecto? Yo pienso que tiene todo el derecho de reclamar en aras de su dignidad ofendida.

Comer con propiedad es una asignatura pendiente para muchos, ¿es aceptado en una alguna ocasión comer con las manos, cortar los espaguetis, mojar el  pan en la salsa o picar del plato ajeno?


No podemos olvidar que los países tienen muchas veces hábitos y costumbres muy difíciles de cambiar, y recordar también que nadie es dueña de la verdad absoluta. Existen sociedades como la inglesa y francesa que fueron cunas de la etiqueta y del protocolo internacional y que aún persisten en el tiempo por ser las primeras y más aceptadas en el mundo. Tenemos que recordar que la educación no constituye privilegio de unos pocos. Es algo que tiene que estar al alcance de todo ser humano y que no la conceden los títulos ni la posición económica;  y como son diversas, respetarlas y ser consecuentes con ellas en donde te encuentres. Comer con las manos, cortar los tallarines y salpicar al vecino no son muestras de cultura general ni respeto por el arte de comer, obviamente.

En Perú y en muchos lugares de Latinoamérica los niños y adolescentes todavía tratan de usted a sus maestros y a las personas mayores, sin embargo en España tutean a cualquiera, ¿le parece correcto darle tanta confianza a un chico que recién se está formando y que puede hacer un mal uso de ella?

Desafortunadamente en el tema de los tratamientos, el tuteo está venciendo en las sociedades de habla hispana, pero diferenciarlo es una muestra de cultura general y educación. Tenemos que recordar que en nuestro idioma existe un tratamiento que es tratar de usted con respeto a una persona mayor, que peina canas, o por rango jerárquico y no se le debería tutear. Dice el protocolo que solamente se puede tutear cuando la persona le da el permiso de hacerlo. Con personas de la misma edad, compañeros de labores, de estudios, amigos y miembros de la familia se puede usar el tuteo sin ningún problema.

No recuerdo bien si  en alguna parte de su libro, trata sobre las demostraciones de afecto entre en las parejas cuando están en público, al respecto le cuento que una conocida mía afectada por el besuqueo escandaloso de unos adolescentes en el metro de Madrid se animó a pedirles decoro, pero éstos en vez de hacer caso y pedir disculpas, la insultaron y prosiguieron como si nada. ¿Acaso hay un deseo morboso de exponerlo todo? ¿Ya no se siente vergüenza de nada y por nada?


La modernidad está mal entendida y se vive con desenfado, sin vergüenza, ni mucho menos respeto hacia los semejantes. Si bien es cierto que las playas, parques, aceras, restaurantes y servicio de transporte son espacios públicos, se tendría que respetar a las demás personas, pero falta que los gobiernos locales y la ciudadanía se unan para lograr el concepto de respeto, consideración y educación entre todos. 


Con sus nietas Zoe y Kaira Rivera Scheiber

¿Cree que con el tiempo se ha perdido  la masculinidad? ¿Cuál ha sido el aporte de los metrosexuales?


No me parece. El hecho que el hombre metrosexual cuide su piel, se haga manicure, pedicure, cuide su cabello, se vista bien y cuide su imagen no quiere decir que haya perdido su esencia varonil, masculinidad y personalidad propia.

 Y ¿la mujer? ¿Es menos femenina que antes?


“De todo hay como en botica”, dice el dicho. Existen mujeres sumamente femeninas como otras con apariencias masculinizadas, pero me parece que la sensualidad, el encanto, la personalidad, el carácter aflora en la mujer siempre.

He escuchado comentar que la mujer moderna le ha copiado todos los defectos al hombre en cuanto su  actitud y conducta respecto al amor y  la relación de pareja, usted que está en contacto con mujeres de diversa preparación intelectual, cultural,  condición social y  nivel económico, ¿qué nos puede decir?


La mujer moderna tiene otro comportamiento comparado con las del siglo pasado, no cabe duda. Diría que se ha sacudido de ataduras impuestas por esas épocas en muchos aspectos y que felizmente la mujer actual participa plenamente de una vida social, amorosa y profesional en forma activa y en más libertad, con más confianza, autoestima y seguridad en ella misma y en su género.

 Debería existir un manual de buenas costumbres también en los medios de comunicación, sobre todo, en la televisión (específicamente,  la española), donde los presentadores de programas y tertulianos hacen uso de la coprolalia sin la menor impunidad ¿no le parece? 


La repetición constante o muy frecuente de expresiones obscenas o fuera de contexto no tienen sentido en periodistas inteligentes, profesionales y bien preparados, como en ninguna otra actividad. Muchas veces lo hacen  para resultar graciosos, subir en el rating o para estar en la onda de la modernidad (en donde aparentemente todo se permite)  sin lograr su cometido.

Usted dirige un centro de desarrollo integral que lleva su nombre hace más de 20 años, y día a día imparte todo tipo de talleres (tratamiento social, etiqueta de mesa, modelaje profesional, marketing , make up, entre otros), ¿quiénes son sus alumnos más entregados: los hombres de negocios o los niños?

Hace un par de años hubiera contestado con solamente las mujeres, especialmente las niñas y las ejecutivas, pero he visto un cambio, por lo menos en nuestro país, y hoy tanto niñas, jóvenes adolescentes y ejecutivas como los adolescentes y hombres de negocio tienen interés. Claro está que a los ejecutivos les cuesta llegar a nuestro centro de desarrollo que siempre se ha caracterizado por ser mayormente para mujeres, por lo que los talleres y conferencias muchas veces las hacemos en salones de restaurantes si van a tener prácticas de comidas, hoteles o in house en sus mismas empresas; así se sienten más cómodos 

Entre las finalistas del Miss Universo 1965
El ser una mujer guapa, no por nada fue Miss Perú 1965, ¿le allanó el camino hacia el éxito profesional?

No puedo negar que me ayudó muchísimo haber representado muy bien a mi país, pero creo que fue también mi tesón, sueños, disciplina y perseverancia lo que han logrado ser de mí hoy en día la mujer y profesional que soy. Ha sido un camino duro, no ha sido fácil, pero la gente cree que yo he vivido en una burbuja y siempre en el mundo del glamour, olvidando que soy una mujer que siente, vive, come, camina, ama,  respira, cae y se levanta igual que todas las demás mujeres en el mundo.

Hace poco una amiga mía fue ungida como la “Nona Chosicana 2011”, un certamen de belleza que se realiza entre los adultos mayores. Sé que no le gusta dicho término para denominar a la gente de la tercera edad, pero ¿qué le parece que haya tenido tanto éxito y repercusión en los medios informativos?

Nunca me ha gustado la forma muchas veces despectiva que se utiliza para nombrar al adulto mayor y menos como la tercera edad. Felizmente que el promedio de vida de 80 años en la actualidad nos ha dado una sorpresa significativa de esperanza: con mejor calidad de vida y mayor respeto; una etapa llena de encanto y experiencias vividas. A Dios gracias tengo a mi madre de 93 años feliz y con deseos de seguir disfrutando de la vida. Por eso me parece genial el concurso que me cuentas y dice mucho de su éxito cuando hay repercusión en los medios. ¡Felicidades por ello!

Nos consta que tiene una vida espiritual plena, y que mantiene, en especial, una relación de muchos años con los ángeles, e incluso publicó un libro sobre sus experiencias con estos seres luminosos, comparta algo de su contenido con nuestros lectores.

Tuve la oportunidad de publicar mi primer libro con la Editorial Planeta Perú en el año 2007  y fue dirigido al mundo angélico: Se tituló “Un ángel en mi vida” y por el éxito obtenido y la edición agotada me pidieron escribir otro de ángeles y salió “El susurro de los ángeles” en el año 2009. Son libros que al leerlos te transportan hacia el mundo mágico de los ángeles como mensajeros de Dios en la tierra. Ayuda a creer en ellos, a llamarlos cuando los necesites, a tenerlos cerca para saber que no estás sola, como guía en tu vida cotidiana ya que todo ser humano tiene un ángel guardián a su lado. Sólo hace falta que creas en su poder benéfico para que se manifiesten. Además los dos libros tienen testimonios de encuentros con estos seres que han cambiado no solamente mi vida sino la de otras personas.    

Acaba de publicar “Usted: código de un buen negocio” (Editorial Mesa Redonda) que no es un manual sino un relato dirigido al público masculino, ¿es la primera vez que se expresa en  narrativa? ¿Qué tal la experiencia? 


Fue un reto que asumí con la confianza que me dio Sergio Vilela, un gran periodista y escritor nacional quien me alentó a seguir escribiendo cuando le mencioné el cambio de formato. Fue entonces que escribí sobre las vivencias que experimentamos en la vida misma, es por ello que tiene mucho de realidad y de ficción. Esta es la primera vez que escribo diálogos y me atreví también a describir emociones y sentimientos de las personas involucradas en el relato: Ricardo (tomé vivencias de mi hijo) y Juan (su amigo en la vida real).  Narré en escritura fácil los consejos, sugerencias y detalles para que el hombre de hoy,  sea abogado, médico, vendedor, chef, periodista, maestro o ejecutivo, cualquiera sea su trabajo o profesión, salga airoso de sus experiencias de interrelación social. Además, mi querida Elga, como escritora, lo leíste antes de entrar a imprenta sugiriéndome algunos detalles muy oportunos que siempre te agradeceré sinceramente.

¿Da igual  saludar o despedirse de alguien conocido o desconocido? ¿Qué nos aconseja un beso (o dos como se estila en España), extender la mano o una ligera reverencia a la usanza japonesa?

Nunca es igual plasmar un beso dirigido con amor, placer, pasión o afecto hacia alguien conocido que hacerlo movida por la costumbre. El beso se originó como muestra de todo lo dicho y no para dárselo a un desconocido, o para el que recién nos presentan, o para el que está transpirado o tiene acné.  Es más saludable y profesional saludar con la mano abierta, antiguamente se consideraba señal que no se portaba un arma, como indicador de sobrevivencia, según los antropólogos. El saludo mirándose a los ojos y no besar muchas veces al aire sin otro contacto que ambas mejillas tocándose, es también efectivo. Como dije anteriormente, nadie es dueño de la verdad y la costumbre en España de hacerlo en ambas mejillas es y siempre será un hábito adquirido de padres y abuelos. Es como también en Italia, Bélgica, Alemania, Suiza y Holanda en donde lo normal son tres besos y en Rusia es el beso en la boca. Es por eso que “allá donde fueres, haz lo que vieres” toma vigencia y punto...


Si desean saber sobre la señora Holler, su obra
o los talleres que imparte pueden pinchar el
siguiente enlace:
http://www.friedaholler.com.pe/