Puedes adquirir mi libro 'La fugacidad del color' o mi nuevo poemario 'El ecosistema de las hormigas' en la web de la editorial Lastura para España y todo el mundo.

jueves, 16 de julio de 2020

Lola Torres Bañuls:«La poesía es un lugar insólito y a veces poco hospitalario»



La poesía para Lola Torres Bañuls  tiene muchas funciones, pese a que ignora para qué sirve en realidad. Así lo ha manifestado con absoluta convicción. Sin embargo también admite que le ha servido, en muchas ocasiones, para expresarse con libertad, compartir con otros escritores y buscarse a sí misma.
La poeta inició su ruta poética en la madurez, y ni bien se puso a escribir a conciencia las oportunidades para mostrar sus trabajos se le fueron abriendo, y con ellas las publicaciones de sus libros y, por supuesto, los premios a la calidad de su poesía.  
Su nuevo poemario lleva por título Tarde (Ars poética), el cual nace de la experiencia emocional que dejó tras de sí la pérdida de un amigo. 

La poesía ha estado muy presente a lo largo de tu vida, sin embargo fue recién en la madurez en que le das ese lugar y tiempo que merecía. ¿Esa atención ocurrió sin darte cuenta o lo dispusiste adrede?

Me parece que fue de manera involuntaria después de un tiempo de enfermedad. Quise leer poesía a diario como una forma de dedicarme a algo que me llamaba como un impulso. Podría haber optado por cualquier otra cosa, pero la poesía siempre me ha llamado

Está claro que naciste con condiciones para escribir poesía, pero ¿cómo fuiste creciendo como poeta? ¿Pasaste por un algún taller de escritura o fuiste autodidacta?

Su primer libro de poemas 
En principio me incorporé a un taller con la finalidad de encontrar lecturas nuevas. Pero este primer taller no me aportó ningún crecimiento en cuanto a lo poético. Afortunadamente, luego me apunté a otro taller en línea en la Escuela de Escritores de Madrid y encontré ese lugar que buscaba. Julio Espinosa Guerra impartía dichos talleres de poesía. Gracias a Julio encontré realmente la Gran poesía. Julio Espinosa Guerra es muy buen profesor y poeta. A través de sus clases descubrí grandes autores: Huidobro, Rául Zurita, Chantal Maillard, Olvido García Valdés y tantos otros. Y con Julio empecé a escribir cada vez más y de forma más consciente.  Luego el camino de la lectura se fue abriendo nuevos autores.

Demoraste en publicar, pero cuando se dio la ocasión lo hiciste de la mano de una editorial extranjera, ¿cómo se te presentó la oportunidad de dar a conocer Letras sobre tu cuerpo (Ediciones del Plenilunio, 2007)?

Fue a través de un gran amigo Miguel Castro que conocí dicha editorial. Presenté mi libro a la editorial y me aceptaron el manuscrito.

¿En esa primera obra incluiste  algún poema de tu adolescencia o juventud? ¿De qué manera organizaste esa publicación?

No, no incluí ninguno. Esos poemas de juventud están guardados y escondidos. Los poemas de Letras sobre tu cuerpo, nacieron antes de los talleres y quedaron apartados mucho tiempo. Luego los retomé y los revisé. Hice una poda importante en los mismos y los mandé a la editorial.

En adelante la suerte estuvo a tu favor, pues tu segundo libro Crónica diaria, lo editó Vitruvio en 2010, mientras que tu tercer (Norte) Cercanías  y  cuarto poemario  (Un pez en agua turbia) salieron a la luz luego de ganar  un par de certámenes literarios, ¿cómo viviste estas experiencias?

Obra que ganó el Latino Book Award
El primero fue una sorpresa pues para mí era casi impensable ganar un premio. Pero aún así lo mandé y gané. Fue una explosión de alegría y también me sirvió para afianzarme en la escritura. Escribir y que te premien fue una grata sorpresa. En el caso de Un pez en agua turbia  fue una alegría también. Son libros que escribí y revisé mucho. La poesía es un camino y los premios me indicaban que el camino estaba lleno de espinas pero no andaba el rumbo equivocado. En los dos casos los gané por unanimidad del jurado.  En el premio de María de Villar fue una gran experiencia formar parte del jurado para el premio del año siguiente.

Tiempo después recibes otro galardón por un libro de poesía para niños (Quiero ser poeta, Editorial Letra Roja) por parte del Latino Book Award, ¿en qué circunstancias te convocan a participar en este proyecto y qué significó para ti obtener este reconocimiento en dicha categoría?

Esta experiencia fue muy bonita. El proyecto nació desde un grupo de amigos. Miguel Castro era el impulsor del proyecto como editor.  Nos pidió escribir un libro que sirviera para los niños. Nos pusimos a la obra enseguida y por Internet. Cada uno de los colaboradores vivíamos en un lugar del mundo (Orlando, México, Alemania, Murcia y Valencia). Surgió la idea de escribir un libro (taller de poesía) y así lo elaboramos.
 
Has declarado que no se sabe muy bien para qué sirve la poesía, sin embargo, a continuación te contradices y afirmas que sirve. ¿En qué situaciones la poesía te ha sido de utilidad? O, en otras palabras, ¿en qué te ha ayudado?

Uno de sus exitosos poemarios
Si, es contradictorio. En lo personal me sirve como un lugar de encuentro con otros autores en la lectura. Es extraño, pues al escribir uno se encuentra también a sí mismo. Me sirve de escapatoria. Pero también me sirve para expresar lo que de otra manera no podría decir. Me sirve como refugio tanto en la lectura como en la escritura.  La poesía es un lugar insólito y a veces poco hospitalario.

Sigues la filosofía de tu madre.  Su recomendación de "Vivir sin hacer daño a nadie" la has interiorizado y prácticas. Si esto es así, ¿cómo respondes cuando alguien te lastima a propósito? ¿Eres de poner la otra mejilla?

Intento vivir sin dañar a nadie, aunque a veces sin percibirlo puedas hacer daño. Pero voluntariamente intento no hacerlo. Procuro no meterme en problemas y en discusiones innecesarias.  Si intentan dañarme me defiendo, a veces ignorando, otras expresando mi malestar. En general, no suelo tener ocasiones para defenderme. Y eso es lo mejor. 

Tarde (Ars poética), tu reciente poemario, surge a raíz de la muerte de tu amigo, ¿cómo hiciste para poner en palabras una vivencia de pérdida tan intensa y devastadora?


Primero me alejé del dolor, aunque persiste en el fondo. Y de ese hueco  surgen los poemas. De los rescoldos de la pérdida. No de una pérdida sino de la devastación de los que se van. 

¿Crees que Tarde  es susceptible de tener otras lecturas o interpretaciones?  Como por ejemplo cuando se experimenta vacío existencial o temporadas de tristeza, tan presentes en la época que nos toca.

Sí, creo que es posible otras lecturas. Allí está la riqueza de la poesía;  su apertura. Estamos en una época convulsa y difícil. De grandes aglomeraciones y al mismo tiempo de soledad profunda.  

¿Ese Tarde del título de tu libro a qué alude con exactitud?
En un principio evoca el haber hecho tarde para expresar lo que uno debería de expresar en vida. Luego cuando la persona no está piensas “le podría haber dicho esto y lo otro". Cuánto siento no estar más cerca, etc.  Pero ya es tarde.

¿Hay algo que para ti sea Tarde ahora?

En principio te había respondido: No, ahora no. Todo está bien. Pero en realidad siempre es tarde.  Y hay alguna cosa que nos engancha a la melancolía. Y estos momentos de la pandemia son tristes.

Si quieren saber más de la poeta y su obra
pueden pinchar los siguientes
enlaces:
http://polinya621.blogspot.com/
https://bibliopolinya.wordpress.com/llibres/dautors-locals/dolores-torres-banuls/
https://www.arspoetica.es/autor/lola-torres-banuls/