Puedes adquirir mi libro 'La fugacidad del color' o mi nuevo poemario 'El ecosistema de las hormigas' en la web de la editorial Lastura para España y todo el mundo.

sábado, 19 de septiembre de 2020

Rossana Arellano Guirao: «Necesito ser libre en cuerpo y alma»


Rossana Arellano Guirao es una mujer resiliente al completo. Lo demuestra en su actitud hacia a la vida en todas sus facetas. Ha sabido aprender a reinventarse a partir del dolor de la pérdida una y otra vez, y sus escritos hablan de eso, de su libertad para sentir y la empatía que puede albergar un alma a la hora de compartir. 

Llevas en tu ADN la escritura, un legado genético aportado no solo por tu lado paterno sino también por el materno, ¿descubriste este tu talento nato de un modo espontáneo o se te condujo adrede a esta actividad?

Desde muy niña sentía necesidad de crear, inventar algo hecho por mí, que tuviese un sello propio; en eso mis padres contribuyeron en gran medida. Se trataba solo de un desafío personal, al ser la cuarta de cinco hermanos, pero considero que al inicio era una suerte de competencia.

Sé que tu madre fue una buena contadora de historias, y que te animaba a culminar los cuentos que ella inventaba, ¿crees que esa dinámica te ayudo a desarrollar tu creatividad?

Absolutamente, toda vez que una permanecía muy atenta, dado que ella podía contar el mismo cuento en más de diez versiones y la historia narrada no quedaba así, sin más. Por ejemplo los típicos cuentos clásicos, como El Soldadito de Plomo de Hans Christian Andersen, tenía tantas versiones y debíamos (con mis hermanos) incluir diálogos divertidos, sin perder el hilo del cuento. Esto fue en la primera infancia, luego mis padres se separaron, quedando la familia desperdigada, Sur, Centro y Norte del país. Quedé bajo el cuidado de mi padre, comencé a inventar cuentos y canciones para mi hermano menor. De ese modo logré sobrevivir a tanta tristeza.

Durante una actividad en un colegio de Iquique
A la hora de optar por una carrera universitaria, lo tuviste claro, por eso eres diplomada en Literatura Infantil y Juvenil por la Pontificia Universidad Católica de Chile, ¿te sientes más a gusto escribiendo para niños y jóvenes?

No, no tuvo nada que ver, quería estudiar alguna carrera relacionada con Biología,  definitivamente, para ayudar al prójimo, el puntaje no fue suficiente y dije, estudiaré   Asistencia Social. Mi madre se opuso, ella quería Odontología.  Terminé en pleno norte, una sureña de 17 años, más sola que nunca.  Extrañaba a mi padre. Estudié un par de años Pedagogía en Biología y Cs., en la Universidad de Chile. Sin embargo, una vez más, mi vida dio un giro. Durante una vacación de invierno, decidí que no regresaría. Me quedé trabajando en una empresa familiar. Nunca dejé de escribir, un relato, un poema, una frase o idea. El horario era largo y siempre hice horas extras. Los primeros años no abandonaba la idea de volver a estudiar. Cuando pude hacerlo, cedí mi lugar a mi hermano menor. (Creí que esto ya no dolía más)

En cuanto al Diplomado en Literatura Infantil y Juvenil, esto fue un atreverme, luego de tantos años.  Quise mejorar mis escritos, actualizarme, aprender acerca de cómo y qué están leyendo los jóvenes. Con los niños he trabajado desde siempre, y la mediación lectora fluye sin complicaciones. Con jóvenes que carecen de interés por la lectura obligada, tenía que partir de cero. Hay grupos a los que les gusta el Rap, a otros los comics; jovencitas a las que les agrada lo romántico,  y otras a las que les fascina el género del terror, etc.

Es importante para ellos que se les respete, conociendo sus gustos y preferencias, tomando conocimiento, en particular leyendo todo lo que podamos de lo actual. Hay que refrescar la memoria y releer lo clásico, dialogar y mostrar lo que a ellos les gusta. No está tan alejado de la historia universal, incluso con aquellos juegos en los que pueden pasar tardes enteras.

Al comienzo, durante mis visitas a colegios, hogares de menores, hospitales, me causaba curiosidad que algunos jóvenes se acercaran para oír un cuento o participar en las actividades que realizo. Me he dado cuenta que la carencia afectiva es tan grande, los chicos solo buscan afecto, una mano amiga, un par de oídos que atienda, una boca que guarde silencio y una persona que si promete algo, lo cumpla. (Mi labor con los jóvenes, en exclusiva, con novela, sigue pendiente).

Has trabajado muy duro por inculcar la lectura en esos sectores,  ¿con qué obstáculos te has encontrado en ese camino?

La autora interactuando con niños de un colegio público

Mi labor es absolutamente altruista, de modo que no he tenido problemas, yo programo y elijo dónde ir, obviamente, si alguien solicita mi presencia en escuelas públicas o subvencionadas, no me he negado. Lo que me hace sonreír es cuando los mismos chicos, me cuentan a modo de confidencia, "sabe tía, el año pasado o hace unos meses, nos visitó el escritor /a, ese que sale a cada rato en la TV o  los diarios y no le entendíamos nada. Solo hablaba de sí mismo /a, etc. (Debo confesar que cuando me despido, sin importar sean 50, 80, 100, 200 o más, cada uno recibe una atención, los que participan más activamente, reciben un extra, libros, libros y más libros, de los míos y también de otros autores)  El obstáculo no son los niños, tampoco los jóvenes, sino que el sistema, la dirección de los organismos públicos. El riesgo que se corre al visitar sectores altamente vulnerables. El abrazo de despedida o ese que surge espontáneo, hace que regreses una y otra vez.

Eres narradora, cuentacuentos, promotora cultural e incluso agente literario, sin embargo vibras con intensidad con la poesía, ¿qué razones te conducen a elegirla siempre como tu medio de expresión?

Narradora, cuentacuentos, poeta, continúo siéndolo, sin embargo, he dejado de lado otras actividades. El humano adulto  camina con un garrote,  va siempre al acecho, no cree en la bondad, siempre termina dañando todo lo bueno que haces y das con amor; ese amor universal que es tan puro. Es entonces que me alejo y dejo salir ese dolor.

La escritura siempre será refugio. La poesía es el canto del alma, ella es quien me hace libre. Es el timón de mi existencia, a través de ella se logra armonía. Puede utilizar un lenguaje tan breve y maravilloso como el Haiku; alcanzar ritmos, música y  tonalidades; hacer fusión entre lo interno y lo externo; elevarse y crecer en prosa poética, y  seguir avanzando y llegar al relato, etc.

Tengo pendientes varios libros, cuentos, novelas, ensayos. Tal vez me falta atreverme, dar ese salto épico y sobrevivir.

Quiero aclarar que en los medios sociales solo publico poesía, cuando compartí cuentos, fragmentos de... tuve pésimas experiencias.

Tu primer libro Abróchame el alma aparece recién en 2009, luego de intensa actividad literaria, ¿por qué demoraste en publicar?

Las labores que realiza la poeta son altruistas

No tenía intención de publicar, cuando me lo planteaban encontraba que debía revisar, minuciosamente, lo que sería adecuado. Abróchame el Alma, no lo decidí yo, fue una  hermosa sorpresa regalo de una amiga de España. Un día llega a mi domicilio un paquete y al abrirlo: guardé silencio y agradecí.

Después la vida me presentó a Ingrid Odgers de Editorial Orlando, ella valora mis escritos y no ha soltado mi mano.  Constantemente me impulsa a continuar creando,

¿Cuánto ha cambiado Rossana Arellano  en su expresión poética desde  Abróchame el alma, su opera prima, hasta Pequeña muerte?

Ha madurado, sin embargo no deja de ser fiel a su esencia de sentirse libre, la poesía es la única capaz de rasgar el velo de la razón, así se logra manifestar alegrías y tristezas, expandirlas como un manifiesto hasta hallar el hilo de cordura nuevamente. Entre Abróchame el alma hasta Pequeña muerte existe largo proceso de estudio y aceptación a los cambios. En el primero no existe trabajo de edición, sin embargo, en Pequeña muerte, hubo selección de poemas,  sabiduría en el sentido de incluso cambiar el nombre al poemario, así como también dar un giro a algunos poemas, para dar un sentido de unidad a la obra. 

Pequeña muerte, el poemario que acabas de publicar, posee un contenido personal e íntimo respecto a la muerte. Dedicaste a su escritura 28 años, ¿qué sentiste durante su redacción y cuando lo culminaste? ¿Consideras que es un libro cuya lectura puede resultar terapéutica?

En compañía de unos jóvenes lectores

Pequeña muerte, nace hace 28 años, luego de la pérdida de mi hijo "D", con un contenido muy personal, luego tras el fallecimiento de familiares, amigos, incluí poemas que nacían para ellos, sin embargo, no es hasta hace 3 años, tras la muerte de mi padre y  luego hace casi  dos años el de una hermana, que me decidí a recopilar, depurar, seleccionar. Sacar ese dolor aplastante, ventilar tanta tristeza, asimilar lo que he sabido desde siempre, vida-muerte-vida. Mi espíritu es fuerte y en su libre albedrío se aferra a su temperamento, de tal modo que el lector se  encontrará  con metáforas de toque sensual, místicos, fatalistas y mucho más. En mi caso podría aseverar que sí. En cuanto al futuro lector, quisiera que mis palabras mermaran más de un dolor.

Has declarado que la muerte puede contribuir a elevar nuestra espiritualidad, ¿piensas que si le damos una oportunidad de verla con ojos amables podríamos convertirnos en seres más presentes y empáticos?

Pienso que no debemos considerarla como algo que se ha de ocultar,  cada vez que mencionamos la palabra muerte, las personas se asustan, rehúyen, como si se tratase de algo que a ellos no les va a ocurrir. Cuando aceptamos que la muerte nos pisa los talones, se sienta a la mesa con nosotros, ella está siempre presente, es importante reconocerla. Apreciar entonces, cada día de vida,  vivir como si pudiese ser el último de tus días, nos invita a ser mejores personas.

La imagen que se ve en tu portada, según entiendo, pertenece a un artista que ya antes colaboró contigo en otro libro, ¿qué me puedes contar de él y de este trabajo en particular?

Patricio Bruna Poblete, es un artista visual, pintor, con estudios en la Escuela de Bellas Artes. Sus obras son muy cotizadas. Ha expuesto tanto en Chile como en el extranjero. Es miembro fundador del Centro de Investigaciones Poéticas Casa Azul de la ciudad de Valparaíso.

Existe una conexión magnética y psíquica, algunas de sus obras como esta en particular, me permiten percibir lo más sagrado e íntimo de un artista: oscuridad, luz, deseo de poseer,  fuego pasional, la mente que muestra sus horas más negras, un alfabeto sagrado  cuya simbología posee conocimiento.  La obra se llama Pequeña muerte. He allí el giro apropiado y selección de poemas.

Tú que trabajas en el fomento de la lectura, dirigiendo tus esfuerzos en interesar a los jóvenes en esta actividad, ¿qué nos puedes compartir de cuando les presentas un libro de poemas y das lectura a alguno en voz alta? ¿Prestan atención? ¿Les interesa?

La poeta disfruta de sus actividades 

Mi trabajo ha sido mayoritariamente con niños de hasta 12  años. Los jóvenes de 13, 14  y 15 años, con los que he trabajado, conocen poemas de memoria, sin embargo  no se interesan mucho por la poesía. Son muy críticos, consideran que un escritor/a, debe conocer a la gran mayoría de los autores y poseer gran conocimiento de sus obras, siempre encuentras al menos un par que escribe. No es fácil para ellos, sus compañeros se burlan,  sin embargo, si  invitas a todo el curso a crear sus poemas, relatos, o de forma libre expresar,  todo cambia. Ser un buen  mediador de la lectura, involucra que debes oír primero, conocer sus intereses. Es entonces que atienden y respetan. Si las instrucciones son claras, se interesan cuando distribuyes el trabajo. Unos dibujan y otros realizan manualidades. Lo que más les apasiona es fotografiar y grabar pequeños videos con los compañeros/as  que, libremente, aceptan exponer sus creaciones. Les encanta actuar y mi exigencia es respeto y colaboración para todos.

Sé que te apasiona el arte, y disfrutas con la escultura, la pintura y la fotografía. Sin embargo  confiesas que no  eres muy dada a seguir la pauta de los maestros cuando adoptas el papel de alumna, ¿eso demuestra de tu rebeldía interna o simplemente habla de que necesitas ser libre a la hora de crear?

Respeto lo que me quieren enseñar, sin aprendizaje no hay avance.  Mi espíritu tiene hambre de conocimientos. Siempre estoy buscando algo nuevo que me dé respuestas. Mi mente puede ser adiestrada y agradece, sin embargo, necesito ser  libre en cuerpo y alma.

Si quieren saber más sobre la autora o su obra
pueden pinchar los siguientes enlaces:
https://es.wikipedia.org/wiki/Rossana_Arellano
https://twitter.com/rossanaare?lang=es
https://www.facebook.com/rossana.arellano




 

 


miércoles, 2 de septiembre de 2020

Esther Sonder: «A veces soy tormenta en marejada y otra agua que fluye bendecida»





No tenía intención alguna de convertirse en escritora, pero el deseo de que su hija Chloe supiese por ‘voz propia’ quién había sido su madre, si no superaba una inminente y delicada operación quirúrgica, la obligó a dejar un manuscrito muy a su estilo como testimonio de su ser y su paso por esta existencia. Esa poderosa razón llevó a Esther Sonder a escribir y hallar su sitio en el mundo literario. 
Hoy la autora  nos cuenta sobre Analepsia, su segunda obra, escrita en pleno confinamiento. 

Tu vida está ligada a la literatura desde que tienes uso de razón, sin embargo la decisión que te condujo a escribir y publicar tu primera novela fue la inminencia de una intervención quirúrgica y la incertidumbre de no saber si saldrías con vida de ella. Te preocupaba que Chloe, tu hija, creciera sin saber quién había sido su madre y su historia personal. Cuéntame.

Sí, así fue, de algún modo traté de escribir una novela en la que los valores estuviesen muy presentes por sí le faltase algún día Chloe pudiese sentirme cerca a través de sus páginas. Más que mi historia personal Autopsia de una bruja, es una autopsia emocional en la que a través de la historia de Gema traslado mi forma de ver el mundo e intento hacerle llegar mi amor por ella.

Nunca consideró la posibilidad de
convertirse en escritora
El amor y el miedo conspiraron para obligarte a aceptar la escritura en tu vida, y a partir de este hecho, no te has alejado de ella, ¿crees que si no hubiese sido por eso episodio crucial, quizá nunca te habrías convertido en escritora? ¿O considerabas esa posibilidad en un futuro lejano?

A lo largo de mi vida he escrito para desahogarme porque siempre he sentido estar aquí de paso y conservar unos valores en decadencia en nuestro tiempo pero jamás tuve la necesidad de compartirlo con el mundo. No encontraba sentido a mi existencia hasta que fui madre y entonces la “causalidad” me llevó a publicar, la verdad nunca consideré ser escritora.

Autopsia de una bruja, tu opera prima, ¿qué tanto tiene que ver con su autora y su modo de entender la vida? ¿Has dejado mucho de ti en la obra o no?

Mucho más de lo que nadie pueda imaginar, en ella canalicé todas las emociones que llevaba guardando durante años.

Has tomado muy en serio el tema del miedo en tus obras, y lo presentas en toda su complejidad y formas, sin embargo te abstienes de formular juicios, ¿son muchos tus miedos? ¿De qué manera les haces frente?

¡Uy, buena pregunta! Siempre he sido una persona muy temerosa supongo que por un tema educacional. Pero después de mucho trabajo interno desarrollé mi propia técnica para salirme del plano, observarlos desde otra perspectiva y de alguna forma integrarlos y aprender de ellos.

Refieres que eres muy dada a exponer temas considerados tabú en tus novelas, aunque también has manifestado que son muy comunes en el universo femenino, ¿cómo entendemos esto? ¿Solo tabú, quizá, para la sociedad machista?

Se puede decir que sí, en mis novelas se normalizan situaciones de las que aun a día de hoy, en pleno siglo veintiuno no se habla con naturalidad. Me parece importante dejar de esconder vivencias por miedo a incomodar, pues además son estas mismas experiencias las que hacen que mis lectores se sientan identificados con ellas.

Su carta de presentación literaria
Casi en plena cuarentena española lanzaste Analepsis, tu segunda novela, una historia de amor que se gesta y desarrolla en estos tiempos de la denominada nueva normalidad. ¿Hubo algún hecho o emoción preciso que te impulsó a crear esta historia en un escenario tan actual?

Sinceramente tengo una mente muy virginiana y tenía metida en la cabeza que la próxima novela sería la segunda parte de Autopsia de una bruja, ya que además la tenía totalmente estructurada. Pero la insistencia de mi amiga, la astróloga Mª Carmen Ridaura, me impulsó a escribir Analepsis y quise adaptarme a lo que estamos viviendo en este momento. Aunque Elga, he de decirte, que es más de desamor que de amor en sí. Creo que esta obra desmitifica el ideal del matrimonio.

¿Por qué el título Analepsis? Explica el significado y los alcances de esta palabra con la cual no estamos muy familiarizados, aunque sí con alguno de sus sinónimos.

La analepsis es una anacronía muy utilizada en cine y literatura para narrar hechos de forma retrospectiva. Lo que comúnmente se conoce como flashback. Respecto a por qué da título a la novela no podría contarlo sin hacer spoilers.

¿Es verdad que la escribiste en tiempo récord? ¿Fue algo adrede o simplemente ocurrió?

Ha sido algo surrealista, la escribí en doce días, pero doce días encerrada en el despacho sin poder dejar de transcribir lo que venía a mi mente. A veces me pregunto, si fue la necesidad de salir del confinamiento que me hizo sacarlo todo de golpe, o si esa historia de alguna forma ya estaba escrita y tan solo fui el canal que la volcó en el ordenador.

Chloe es la niña que aparece en la portada de tu libro, ¿hubo alguna razón, en particular,  para que eligieras su imagen entre otras propuestas?

Durante la firma de ejemplares de su primera novela 
Bueno, hay una escena en la novela en la que sale esa imagen y quién mejor que mi propia hija para darle forma, siempre conservando su privacidad pues no me gusta mostrarla ya que solo tiene cinco años.

Tanto el mundo espiritual como el esotérico, se hallan muy presentes en tus obras, ¿tienen algo que ver con tus creencias personales o son tan solo recursos para enriquecer tus historias, ¿qué me puedes contar al respecto?

Sí, el mundo espiritual y  el esotérico forman parte de mi vida desde que tengo uso de razón, de modo que no puedo eludirlos en mis obras, al fin y al cabo, entran dentro de los temas tabú que ambas novelas normalizan. Aunque siempre me gusta hacerlo desde una perspectiva escéptica y alejada de frikismos.

Sé que tu estación del año es el otoño y que tu día perfecto es ese atiborrado de nubes, ¿tal vez describe tu mundo interno? ¿Que en ti conviven la alegría y la tristeza moderadas? ¿En perfecto equilibrio?

Absolutamente, a veces soy tormenta en marejada y otra agua que fluye bendecida…, como la vida misma.

Si desean saber más de la autora y su obra
pueden  pinchar
los siguientes enlaces:
https://www.facebook.com/esthersonder7/
https://www.letrame.com/autores/esthersonder/
https://www.instagram.com/esther_sonder/