Puedes adquirir mi nueva novela Y te diste la media vuelta en la librería Soriano de Valencia o a través de su web para toda España.También lo pueden hallar en papel en la librería Bravo de Fuenlabrada (Madrid). Venta en Perú: librería El Virrey de Miraflores.

sábado, 1 de septiembre de 2018

Elléale Gerardi:“En un creador profesional todo es espontáneo”



Foto: Facundo Pérez Perkman

Es un ser de fe absoluta.  En el hombre posible. En sus creaciones.  Desde que se levanta hasta que se acuesta en plena actividad mental.  Recorre nuevos jardines literarios en compañía de su amiga Manchita. Inspirado por el colorido de las flores, escuchando melodías que otros no perciben.  Respira a pulmón abierto.  Se dota de energía a cada segundo. Como antes.  Hoy también.  A sus 88 años mantiene la rutina creadora. Sigue ilusionado. Escribir le hace feliz. Esta es la historia del poeta y compositor argentino Elléale Gerardi, artífice de las formas poéticas ‘gerardinas’ y ’elealetos’. 

Es un artista que no hace distingos a la hora de crear
No se le puede circunscribir a un solo campo creativo, pues ha incursionado con gran maestría y  éxito en varios. Usted sería el perfecto genio renacentista, sin embargo, me gustaría centrarme en su obra literaria, donde ha construido, a decir de los críticos, un auténtico sistema creativo, ¿sobre qué bases fundó su trabajo literario?  ¿En qué tipo de escritor aspiraba a convertirse?

Los fundamentos de mi literatura se basan en la creación de un hombre imposible, pero probable, dentro de una sociedad irreversible. Imposible, porque propongo a un ser a la semejanza de Jesús;  y, factible, si todos los hombres cumplieran con las moralejas filosóficas de cada obra creada. O sea, convertir a la sociedad en un Edén. Siempre me gustó ser un escritor reconocido y estar enrolado en el Creacionismo.

Su obra lírica es abundante, más de una veintena de libros, aunque también se expresó en la narrativa con un volumen de cuentos, ¿se ha sentido más poeta a la hora de volcar sus emociones y pensamientos? ¿Cómo ha sido su relación con la poesía frente a otros géneros?

Mis emociones y pensamientos en relación con la poesía frente a otros géneros han sido completamente armoniosas. El artista creativo vive las mismas sensaciones, ya sea escribiendo, pintando o manifestándose como autor o compositor de música.

Si  bien su primer poemario data de  1980, su época de oro fueron los 90, con una avalancha de libros publicados, ¿cuál es su evaluación sobre su desarrollo como poeta desde aquel El canto de los pájaros hasta la actualidad?  ¿Ha cambiado mucho? ¿Se ve aún en esos escritos del inicio? ¿Qué conserva de aquellas épocas?

Una de sus primeras publicaciones 
 Sí,  escribo desde los doce años y mi primer libro  El canto de los pájaros se publicó en el año 1980, quiere decir que hubo un lapso de 38 años de poeta que destruí por tratarse de una poesía completamente masoquista,  negativa,  cargada de rencores en contra de una sociedad en la que no me adaptaba. De aquel tiempo solo rescaté los poemas que figuran en ese libro. Hoy modificaría la estructura de cada uno de sus versos por no encuadrarse en la arquitectura formal en la que actualmente me manifiesto poéticamente, y que descubrí a mediados de la década de los 90 en que aparece mi libro  Las palabras de la palabra, editado en 1995. Opté por una forma de versos imparisílabos: trisílabos, pentasílabos, heptasílabos, eneasílabos, endecasílabos y versos  alejandrinos de catorce versos, divididos en dos hemistiquios de siete sílabas cada uno; que voy ‘arquitectando’ de acuerdo a las necesidades instantáneas descriptivas del poema.

Se postula que sus libros son muchos en sí mismos, pero que al mismo tiempo constituyen   uno solo en temática e intención, ¿se plantea esa finalidad desde el inicio del proyecto o surge de manera espontánea a lo largo del proceso de creación? ¿Cómo realiza su labor poética? ¿Es visitado por las musas o busca la inspiración?

En un creador profesional todo es espontáneo. Las musas inspiradoras no existen, solo basta encontrar el tema que a uno lo motive para escribir. Cuando debo seleccionar los poemas para integrar un libro, elijo cronológicamente los que mantienen una unidad temática: amorosa, teologal, testimonial, filosófica y general. También tengo libros que escribí en mis viajes vacacionales y,  en otros, en busca de galerías de arte para exponer o visitando editoriales de poesía y de música para editar mis libros o mis canciones. Así tengo libros escritos en Buenos Aires, Córdoba, Mar del Plata, Santiago del Estero, Chaco, Chile, Uruguay y Florida (Estados Unidos).

Desayuna todos los días Manchita, una amiga fiel y amable
Se ha sentido cómodo expresándose en todos los géneros literarios, pero creó algunas formas poéticas con las que enriqueció su labor poética. ¿Qué me puede decir de ellas, las ‘gerardinas’ y los ‘elealetos’? ¿Son de su  uso exclusivo o ya ha visto que otros también las utilizan?

De ‘gerardinas’ y de  ‘elealetos’, tengo varios libros escritos. En un encuentro de escritores realizado en Villa Mercedes (San Luís, Argentina), muchos poetas se sintieron impactados por esas nuevas formas y escribieron algunas ‘gerardinas’ durante el encuentro. Meses después, supe que algunos de esos poetas lograron escribir un libro con ellas. Me pidieron autorización para editarlas, cosa que no hacía falta porque son de libre uso. El desafío que yo proponía en mi primer libro con ‘gerardinas’ era que los poetas que se sintieran atraídos a  utilizarlas. También tuvieron eco entre los alumnos de mi taller literario. Especialmente María Esther Lamas de Guiñazú (Mariette Mounier) que tiene un libro escrito con ellas.

Su calidad póetica se valoró también fuera de las fronteras argentinas, porque recibió el premio importante, aquí en España, por su libro El polvo de la vida, el cual fue declarado en su tierra como de interés legislativo, ¿imagino que se sintió más satisfecho por esto último que por el premio en sí?

La música le abrió muchos puertas 
Me satisfizo las dos cosas. Ganar un Primer Premio en España, país del idioma castellano, me honró y  llenó de orgullo. Y, luego, que ese premio fuera reconocido por La Honorable Legislatura de la Provincia de Mendoza (Argentina),  me emocionó e hizo sentir valorado.

Ha declarado que vive en un estado de poesía permanente y que sus poemas tocan temas como la  teología, la metafísica, la naturaleza y la amorosa, ¿ser poeta  le ha  permitido relacionarse mejor con la vida y sus habitantes? ¿A través de ella ha obtenido respuestas a sus preguntas más acuciantes?

El reconocimiento a mi trayectoria artística  dentro de las artes plásticas, la música y la literatura conforman una verdadera comunión entre mi vida y los habitantes del mundo. Soy feliz con las respuestas del pueblo.

Sé que escribe desde los doce años, pero también en paralelo se manifestó en otros registros como el dibujo y la composición, sin embargo usted comenzó antes con la música, pues tocaba la armónica a los ocho años y a la par entonaba canciones propias. ¿Es cierta esa historia?

 Sí. Es completamente cierta.

Admiraba a Carlos Gardel, el  Zorzal criollo y lo emulaba. Tanta era su admiración que se dedicó a cantar tangos con el seudónimo de Tito Ferrari, ¿por qué optó por iniciar su carrera de esa manera, apelando a un seudónimo?

Apelé al seudónimo de “Tito Ferrari”, porque en ese tiempo trabajaba como empleado administrativo del Banco de Mendoza (Casa matriz), y para los gerentes era muy malo ser artista. Lo relacionaban con bohemio y falta de carácter empresarial. Respecto de esto, quiero contarles una anécdota que me causó gracia: Allá por el año 1957, L.R.A.8. Radio Libertador de Mendoza, realizó un concurso para seleccionar un cantor de tangos, al que yo me presenté. Entre las preguntas que el locutor  me hizo fue “en qué trabajaba”. Y, yo, inocentemente, contesté en el Banco de Mendoza. Al día siguiente, cuando me presenté a  mis actividades habituales, mis compañeros me preguntaban si conocía a algún empleado que se llamara Tito Ferrari. “¿Por qué me lo preguntás?”, repliqué. Y él me contestó: “Porque ayer estaba escuchando un programa de radio en donde se presentó un cantor de tangos que dijo llamarse Tito Ferrari, y que trabajaba acá”. Yo me puse a reír, pero lo dejé con la intriga.

El rincón dedicado a su creación literaria 
Luego se preparó: estudió música, composición y canto. Su obra musical es amplia y ha obtenido una infinidad de premios, reconocimientos e incluso ostenta el título de Embajador de la música Cuyana, ¿soñó con una carrera de esta magnitud? ¿Creyó posible  vivir del arte?

Nunca pensé que podría vivir del arte, mucho menos, en una ciudad como Mendoza, en donde los artistas no son considerados como tales, sino como simples vecinos. Buenos Aires, siempre me abrió las puertas en las tres ramas de mis manifestaciones, pero debía emigrar de Mendoza y radicarme en la Capital Federal. Para eso, tenía que arriesgar a mi familia y trasladarme a esa ciudad, algo que nunca logré concretar. El terruño me acorraló en mi comarca para vivir. Siempre tuve fe en mi vocación de artista. Fui tesonero, voluntarioso, trabajador incansable y muy confiado en resultados positivos. Y, el tiempo y Dios, hicieron que todo mi esfuerzo no fuera vano. La Honorable Legislatura de la Provincia de Mendoza, juntamente con Sadaic (Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música), puso en vigencia la Ley 7643 de Reconocimiento a la trayectoria artística de autores, compositores e intérpretes de música mendocinos. Yo fui uno de los primeros seleccionados de la primera camada de ese reconocimiento que consiste en una pensión vitalicia. Por este premio puedo decir que vivo del arte.

Partitura de uno de sus más conocidos tangos 
Pese a sus 88 años se mantiene activo y con una energía envidiable. Continúa escribiendo, pintando y editando revistas. La ilusión por crear no le abandona, ¿tiene una fórmula mágica para mantenerse así? ¿Practica algún deporte o ejercicio espiritual?

La única fórmula mágica para estar en buen estado físico es mantenerme en permanente actividad mental desde que me levanto hasta volverme a echar. El deporte que cotidianamente practico es este: camino, metódicamente, por el jardín literario, escojo las rosas del amor que el corazón me brinda y alcanzo las estrofas que están en la memoria. Después, respiro profundamente, y, con  los pulmones llenos de oxígeno, me sumerjo en el mar de las meditaciones. Y escribo.

Para sumar más actividades a su día a día, se desempeña como  Director del Centro Internacional de Arte (CIDA),  Secretario General del Sindicato Único de los Trabajadores de la Cultura (SUTRAC), Secretario del Círculo de autores y Compositores de Música de   (CACMUM), Director de Cultura Centro Italiano de Mendoza (CIM), Presidente de la  Sociedad Argentina de Artistas Plásticos de Mendoza (SAAP) y Presidente de la Asociación de Escritores Argentinos (ADEA-nacional), se ha dado por completo a la literatura, el arte y la cultura, ¿cumplió o se halla a punto de cumplir con sus objetivos en cada una de estas instituciones?  ¿La lucha es mayor en estos ámbitos a diferencia del que efectúa el escritor  en solitario?

Actualmente ya no estoy en ejercicio. Me desempeñé a través del tiempo en esa cantidad de entidades culturales,  y lo hice de una manera sumamente eficaz. De cada una de ellas quedaron logros positivos que engrandecieron el acervo cultural argentino, nacional e internacional. Lo único que no pude lograr fue quebrar el egoísmo personal de los artistas plásticos y de los escritores. Tanto la SAAP (Sociedad Argentina de Artistas Plásticos) como la SADE (Sociedad Argentina de Escritores) están próximos a cumplir 100 años de su creación, y no han podido lograr una entidad administrativa de sus derechos intelectuales. Sí, en cambio, lo han hecho SADAIC, AADI, CAPIF, etc. En estos ámbitos el esfuerzo es mayor porque uno tiene que resolver el problema de muchos y no el de uno personal.


Junto a la poeta Dorita Puig, gran admiradora de su obra
Se levanta de lunes a domingo a las seis de la mañana, desayuna con su perra Manchita, y completado ese ritual, inicia como tal su día, pese a sus 76 años de actividad literaria y artística exitosa cuando algunos opinarían que debería estar descansando o totalmente retirado.  Aparte de  la lectura rutinaria de los diarios, ¿qué libros y autores le acompañan en sus ratos de esparcimiento intelectual?  ¿Le ha impresionado algún libro de los contemporáneos?  Y de la música actual y sus intérpretes, ¿cuáles son sus preferidos?

Los libros y autores que me acompañan permanentemente en mi vida están en una poderosa biblioteca que logré desde que comencé, a la edad de niño, a comprar y coleccionar libros de carácter universal. Hoy mi biblioteca debe de contener una cantidad aproximada a los 20 mil ejemplares de todo tipo de géneros, incluidos los de mis obras editadas.
De tanto en tanto, me explayo leyendo algún libro de mis poetas preferidos: Jorge Enrique Ramponi (de quien fui amigo personal), Olga Orozco, Leopoldo Lugones, Alejandra Pizarnik, Leopoldo Marechal. Leo  a los poetas ultraístas españoles, a los creacionistas, y los surrealistas franceses e italianos. Y entre los contemporáneos que se mantienen en actividad,  tuve la suerte de conocer en persona a una poeta argentina, de Entre Ríos, y que hoy reside en Munich.  Nos identificamos en la manera expresiva de nuestra poesía. Se trata de Dorita Puig. Conservo de ella los cinco primeros libros de su obra poética  Breve infinitud BR, del  uno al  quinto volumen. Este último, fue dedicado a mi persona. Es un trabajo que me honra y da iluminación excelsa a mi admirada vate.

Proviene de una familia de artistas y escritores, comió y bebió de esa fuente creativa, ¿considera que su destino ya estaba condicionado desde el nacimiento? ¿Podía haber elegido otro camino? ¿Hubiese sido posible?

Siempre consideré que los artistas nacen, pero deben cultivarse de modo constante. Eso fue lo que hice en consecuencia. Por necesidades económicas de mi vida y poder mantener a mi familia, tuve que agregar a mi terna de artista, ser empleado administrativo de un banco, vendedor de libros, de artículos comestibles, de golosinas y de ropa para mujeres y hombres. Compraba al por mayor y revendía al comercio minorista. Fui exitoso en mis emprendimientos. Pero la cuerda que me hizo vibrar toda la vida fue el arte. La que triunfó sobre todas las demás.

Si desean saber más del autor y su obra
pueden pinchar
los siguientes enlaces:
http://www.todotango.com/creadores/biografia/1509/Elleale-Gerardi/
https://www.facebook.com/elleale.gerardi.3