Puedes adquirir mi nueva novela Y te diste la media vuelta en la librería Soriano de Valencia o a través de su web para toda España.También lo pueden hallar en papel en la librería Bravo de Fuenlabrada (Madrid). Venta en Perú: librería El Virrey de Miraflores.

viernes, 28 de agosto de 2015

Gisella Altuna: "La fuerza está en lo natural y auténtico"


Escogió el camino más difícil para alcanzar sus sueños pese a los consejos que le dieron amigos y entendidos en la materia. No se arrepiente de nada. Es feliz y disfruta de su carrera. Siendo ella misma consiguió hacerse un hueco como cantante y compositora. Hoy en día sus compañeros la admiran y otros artistas siguen su ejemplo. Esta es la historia de Gisella Altuna, una intérprete que fluye con todos los géneros musicales. 

Según sé, fueron tus padres quienes vieron en ti cualidades artísticas y te apoyaron en todo lo que pudieron. Entre tantos talentos que posees, ¿cómo supieron que por encima de todo estaba la música?

El álbum con el que se dio a conocer
Así es, mis padres hicieron lo que pudieron, lo que estuvo a su alcance. En algún momento pude haber echado de menos que no me inscribieran en un conservatorio o quizás en una escuela de renombre en el extranjero al terminar el cole, por ejemplo, pero no sería justo, yo también soy madre y como tal sé todo lo que se hace para que los hijos puedan tener  mejores oportunidades.
Cuenta mi madre que tendría cerca de dos años y que estaba en mi cuna viendo cantar a Pepe Cipolla un cantante de la década de los 60, y que yo cantaba con él todas sus canciones. Siempre me gustó cantar, en el colegio, en casa, en las reuniones familiares y en las de los amigos de mis padres. Mis amigas me pedían que cantara en el cole, en el barrio, también en La Punta (balneario al sur de Lima), donde pasé mucho tiempo en casa de mi mejor amiga Mónica y en donde conocí a mi esposo Coco.
Recuerdo muy bien que apenas se escuchaba un bolero, mis padres se ponían a bailar cheek to cheek. Era muy lindo verlos bailar. Es una imagen que perdurará por siempre en mi alma. Ellos siempre fueron muy románticos y cariñosos. Tengo el privilegio de ser parte de una familia melómana. En casa nunca nos faltó la música de diversos géneros: rock lentos, blues, R&B (o rythm and blues), baladas, el jazz, swing, pop, funk, la música latina, ni se diga, la salsa, el latin-jazz, los boleros, tangos, música trova, etc. Nunca olvidaré que en mi época adolescente, mientras mis amigas o mis hermanos jugaban vóley en el parque, yo me quedaba pegada a la radio escuchando los últimos éxitos del programa de Diana García, que se llamaba Tú, yo y mis discos, en Radio Miraflores. Eran los 70s y 80. Me atrevo a decir que fueron dos de las mejores décadas musicales. Tiempos de Earth, Wind & Fire, Kool & the Gang, Michael Jackson, James Brown, Santana, Barry White, KC&The Sunshine Band, The Stylistics e innumerables grupos y bandas de R&B, entre otros.
Sostiene que se alimentó y bebió de muy buena música 
Está estudiado y comprobado que lo que el cerebro de un niño recibe con agrado lo registra y queda marcado para toda su vida en su memoria, por tanto, como una cámara fotográfica o de vídeo capta esa información y es archivada en algún lugar, y luego lo desarrolla. El individuo está impregnado silenciosamente de este aprendizaje, se deposita en el subconsciente, posteriormente, en algún momento de su crecimiento se activa. Bebí y me alimenté, podría decir que de muy buena música.
La música siempre fue, es y será una fuente inagotable de inspiración, de creación y quien la hace se retroalimenta.

Una vez que decidiste que lo tuyo era cantar, y entiendo que lo asumes como una profesión y no un hobby, ¿de qué manera planteaste tus pasos a seguir? ¿Buscaste tus oportunidades o dejaste que el destino fuera diseñando tu camino?

Se trata de un trabajo profesional pero, a la vez, es pura vida. Es salud, catarsis, terapia en el que uno aprende. Un oficio apasionante, como también un juego. Significa bienestar y calidad de vida.
Nunca tuve la menor idea de lo que debía hacer para marketearme y promocionarme, y ese tipo de cosas.  No me formé en esos temas. Simplemente no dejé de trabajar, seguí alimentando el alma y el espíritu, de música y más música, como de la vida en familia, pero siempre inquieta, cultivando otros intereses como los idiomas, el baile, la docencia, que son cosas que nutren el alma.
Todo lo aprendido nos debe aportar. El haber sido secretaria bilingüe durante una década de mi vida me sirvió, por ejemplo, para tocar puertas. Luego vendí mucho por mi carácter alegre, entusiasta y conversador, vendía mucho, bijouterie, ropa, etc., y ganaba premios.
Con todos estos antecedentes mencionados envié mi currílucum vitae a centros culturales, comerciales, y así fui ganando experiencia, pisando distintos escenarios y plazas, luego a hoteles, a importantes restaurantes, municipalidades, etc.
El disco que le trajo muchas satisfacciones 
Otros artistas supuestamente 'consagrados' encargan estas tareas,  gestiones o trámites a sus representantes, agentes, asesores de prensa, imagen, marketing o publicidad. Es decir, son otros los que se encargan en la carrera de un artista 'consagrado', que piensa en 'grande'. No sé porqué siempre me ha hecho tanta gracia todos estos términos y etiquetas. Confieso, sin la menor arrogancia, que nunca terminaré de creerme toda esa cultura y  lenguaje que de hecho para otros son sagradas. Rito y ruta a seguir al pie de la letra, pero que mi naturaleza seguramente no termina de aceptar. No por rebeldía, pues en un inicio uno no tiene todos los recursos, dinero, contactos, los conocimientos. No faltaron personajes que me sugirieron cantar solo un género o el que menos me aconsejaba cultivar una pose estilizada de femme fatal. Yo seguí avanzando, haciendo lo que me gustaba, sin dejar de ser yo misma, nunca imité a nadie, ni tuve que cantar lo que otros sugerían por cuestiones de marketing. Sin embargo, sí escuché y apliqué algunos consejos que me parecían importantes, que vinieran de gente conocedora. Para mí la fuerza está en lo natural y auténtico. Todo debe fluir. Algo simple y orgánico. No forzar nada. Cero poses.

Eres una cantante que se mueve como pez en el agua en diversas corrientes musicales: latina, brasileña, francesa, italiana, jazz, swing, flamenco, pop, entre otros,  ¿cómo se logra eso?   Es más, me han dicho que no solo cantas, sino que interpretas, haces tuya la letra y ritmo de las canciones.  ¿Tiene que ver eso con tus dotes de actriz?

La música es infinita. Crecí alimentándome de ella y mi gusto es amplio. Siempre estoy abierta a lo nuevo. Los antropólogos dicen que una de las características del hombre es su permanente búsqueda, experimentar cosas nuevas, dejar fluir su imaginación, creatividad e inventiva.
Es una cantante que lo da todo en el escenario
Estudie en el Colegio San Antonio de Mujeres de Bellavista (Callao), de la congregación de Sisters del Inmaculate Heart of Mary, la mayoría provenientes de Pennsylvania, Estados Unidos. Por eso, estudié inglés desde pequeña. Es una excelente base para luego aprender otros idiomas y desde luego interpretar la música internacional, el jazz, etc.
La actuación es un arte fascinante. Siempre me interesó. Está ligada al canto. El canto también es un modo de interpretación. Cantar me da la posibilidad de interpretar lo que el autor quiere contar. Siento como algo natural y orgánico el contar lo que digo, lo que canto, entonces es inevitable lo gestual. No hay un esfuerzo.

Ganar un concurso de canto en el año 97 y comienzos del 98  te da la oportunidad de ingresar por la puerta grande al mundo de la música, ¿en ese momento te viste ya como una profesional o pensaste que recién comenzaba la hora de la verdad y debías luchar aún más?

Yo diría que fue una experiencia estimulante y motivadora que me dejó soñando con esa posibilidad. Evidentemente puede ser el detonante para quien realmente quiere dedicarse a la música. Sin embargo, no siempre un artista piensa solo en lo material, sino en lo feliz que va a ser pudiendo trasmitir ese goce, esa alegría a los otros. De esta manera, se logra algo significativo, un bienestar compartido.
Definitivamente, me vi ante una nueva etapa de aventuras, experiencias, aprendizajes, como también, de una forma de oportunidad de crecimiento espiritual.

En plena sesión de fotos para su web oficial 
Teniendo en cuenta que también eres compositora, ¿cómo escoges tu repertorio? ¿Incluyes más temas tuyos o das mayores oportunidades a otros? ¿Qué prima más la letra o la música?  Porque me han dicho a ese respecto que te decantas por los temas ‘castigadores’, en los que sufres por puro placer.

La composición es fascinante. Es dar rienda suelta a la imaginación y la creatividad, jugar con la fabulación y la fantasía. Es una oportunidad de poder expresar los sentimientos. A inducir a la reflexión. Es una vía de cuestionamiento, de hablar de lo que normalmente se evita. Es un encuentro con la verdad, con la polémica, o la inmensidad de la poesía. De poner en el tapete temas de nuestro interés, problemáticas inquietantes, sociales, ambientales, filosóficas, políticas, etc.
Oficialmente me hago cantautora con este reciente álbum Negra, para el que escribo dos temas, dos festejos. Fue un reto que disfruté muchísimo. Los chicos del Instituto  Toulouse Lautrec me sugirieron que el disco tuviera temas propios, felizmente ya tenía el antecedente de jugar con las palabras, de inspirarme en el amor que le tengo a la vida, a mis hijas, a la música, sus bondades y a sus muchos otros encantos.
El repertorio lo he ido seleccionando de acuerdo a cada proyecto, a cada álbum grabado y me he ido quedando con el que hemos comprobado una y otra vez que no sólo nos gusta a nosotros sino al público también, viene siendo un repertorio con el que el público amigo se familiariza. Es muy variado, renovador, tiene fuerza. Los temas alegres tienen una energía que contagia. También están aquellos temas que don Mario Cavagnaro llamaba de  'castigadores' cuando hablaba del bolero, del vals, de la balada, de temas románticos que son testimonios de amor, que nos cuentan historias con las que muchas veces uno se identifica. Siento empatía por los temas de autores que dicen cosas bellas e inteligentes. Priman tanto la música como la letra, pero de hecho me debe enamorar su música, es fundamental para mí.

Junto a sus músicos 
Tu primer disco que salió a la luz en  2001 estuvo dedicado a la música peruana, al vals, y me cuentan que hiciste los arreglos sin ser una experta en la materia y que te dio muy buenos resultados, ¿qué buscabas metiéndote tan a fondo en la preparación de tu disco?  Y ¿por qué no debutar con un cancionero más universal?

Efectivamente, mi primer disco Gisella Altuna. En un comienzo fue una especie de demo de algunos géneros con los que me sentía identificada, pero mientras músicos y productores lo iban escuchando, sugerían que fuera una producción discográfica. Les parecía muy agradable, entonces felices nos dejamos llevar, y finalmente quedó como un primer trabajo fonográfico, incluso tuve que invertir en su presentación para que tuviera mayor acogida entre el público que compra en discotiendas.
Hice un arreglo para un one step de Felipe Pinglo Alva, Mi terroncito de azúcar. Sin escribir música, tengo mis fórmulas, son geniales (risas). Hice con la voz todo lo que quería escuchar en la canción, es decir, mi voz remedaba el sonido de los distintos instrumentos y mi camarada Ervin lo tradujo perfectamente, con su mise en place el tema relucía, pues es como tener en la cabeza una idea pero que no se puede aún escuchar ni ver resplandecer mientras no se ordene y suene como se concibió. Además en el mismo proceso de la producción se va afinando cosas, optimizando detalles.
Este primer álbum tiene diversos géneros internacional y peruano.
Debo aclarar que es recién en el segundo disco y que lleva por título el nombre de uno de los valses inéditos de Don Mario Cavagnaro, Te propongo una locura, que grabo un repertorio de música peruana con mi propia sonoridad y forma de interpretar. Es saludable que el público conocedor al escuchar mi música reconociera que se trataba de  un estilo diferente y que si había algo que destacar de mi trabajo era eso, una voz propia.
Un tributo a uno de los géneros que ama
El CD consta de un repertorio de varios géneros como: valses, polcas, one steps, landó, festejo. Temas de Felipe Pinglo, Mario Cavagnaro y Chabuca Granda. También grabé a otros compositores menos conocidos como la entrañable señora y amiga Luisa Aragonés Hulerig, la autora del primer track Es un bello sueño, también me enamoró el tema de Alfredo Aguirre, Ilusión mía, del maravilloso Andrés Soto Mena Quisiera ser caramelo y Sin Rival de Alejandro Lara. Me parece importante dar a conocer a otros autores y no siempre hacer lo mismo de lo mismo, que es una tentación para cualquier cantante artista que graba su primer trabajo y que siente la necesidad de hacer su versión de lo ya se ha hecho antes, de lo que ya se ha desgastado o grabado una y otra vez por los artistas de antaño o que nos anteceden. Indudablemente eran temas con los que me identificaba tanto por su romanticismo como por su elaborada poesía e interesantes historias. Grabé y publiqué con ese material las canciones que siempre quise cantar y que canté mientras fui parte de este gran movimiento que conducía don Mario Cavagnaro Llerena, llamado Avanzada Criolla.

En 2010 grabaste un disco de boleros en Cuba (en el emblemático Estudio 101 EGREM de La Habana) que medios de comunicación de la isla resaltaron con gran entusiasmo, e incluso tengo entendido que el teatro América se puso de pie para aplaudir tu interpretación del tema La puerta. Realmente una experiencia inolvidable, ¿no es así?

Así fue, grabé en el legendario estudio EGREM de La Habana. Hasta el momento, solo la cantante peruana Susana Baca había grabado allí y la vida me dio el regalo de poder grabar mi sexto disco en este histórico estudio donde las grandes estrellas como Benny Moré, Buena Vista Social Club, Omara Portuondo, Chucho Valdéz, entre otros, habían grabado. Participaron en mi proyecto músicos de maravillosa trayectoria como el pianista Miguel Ángel de Armas, Roberto Vázquez Ley en el contrabajo, Roicel Riverón en los timbales y Andy Fornet en la percusión. Invitamos también a participar en el último tema Si me pudieras querer de Bola de Nieve, y soundtrack del álbum, a un excelente cantor, Reynaldo de Jesús Vázquez . Fue un trabajo entrañable bajo la dirección de mi compañero musical Ervin Cabezudo. Una increíble experiencia que jamás olvidaré.
Radio Cadena Habana nos hizo una linda nota por nuestra participación, pues ellos también aprecian muchísimo el jazz y estaban frente a una manera nueva de interpretar el bolero.

En las instalaciones del emblemático estudio EGREM 
Negra es tu último trabajo y está dedicado a la música afroperuana pero con un toque de jazz, ¿cómo concebiste esta producción? ¿Qué objetivos persigues con este disco? ¿Es verdad que rescatas un instrumento histórico que se usaba a fines de los 60?  Y algo más, ¿qué significa ser negra en el Perú?

Negra, es mi séptimo álbum, un homenaje a la cultura negra peruana. En el año 2013 grabé un tema, un landó Zamba Malató de Nicomedes  Santa Cruz, con la idea de hacer este disco pero el proyecto retorna con fuerza al año siguiente, en el que los chicos de la última promoción 2014 del Instituto Toulouse Lautrec, comandado por una joven coordinadora Staycie Rugel, me proponen acompañarme en mi proyecto para aplicar todo lo aprendido. Ellos me sugirieron que el disco presentara temas propios, así que eso no fue más que un incentivo para comenzar a desarrollarme en la composición. El disco tiene temas propios, tales como, Allí viene la negra y Frejol colao. Lo presentamos en marzo de este año en los cinco auditorios del Centro Cultural Británico.
Este material discográfico es un homenaje a la música afroperuana, pero también una forma de expresar mi gratitud a tan digna y valiosa raza que generosa nos ha aportado muchísimo, tanto en la música, como en la danza, en la cocina, en literatura, en nuestras tradiciones, en el deporte, etc. Nos ha enaltecido desde su historia de fuerza e hidalguía. El disco tiene un repertorio de varios géneros como el panalivio, algunos landó y festejos, como siempre con  matices de jazz, y sería óptimo poder mostrarlo dentro y fuera de nuestro territorio.
La cantante dirige personalmente su carrera
En el tema El Tamalito de Andrés Soto Mena, hay un solo de un instrumento que en su momento era todo un adelanto, un invento maravilloso, una modernidad. Es un sintetizador que se da a conocer en los años 70, por lo tanto un instrumento musical electrónico. Otro detalle es que mi compañero musical Ervin, como buen músico coleccionista, lo compró en uno de los viajes a La Habana.
Con este disco quiero dar a conocer nuestra cultura afroperuana. Que otras latitudes conozcan lo nuestro, como una manera de hacer un intercambio cultural, a través de la música, de sus sonidos, de su fusión y de su propia gracia. Me encantaría que el afrodescendiente de otras latitudes pueda apreciar las similitudes y diferencias con su música, que se sienta identificado y que pueda sentirse contagiado y tocado por nuestra música y su innegable alegría emancipadora.
Ser negro es ser bello, es una raza poderosa,  muy generosa, poseedora de una inmensa riqueza de valores. Su inconmensurable gracia y derroche de ritmo y energía ha dado al mundo muchas alegrías y satisfacciones. Mucha belleza, un ejemplo de raza. Desde siempre llenos de sabiduría. Una cultura y una raza que ha iluminado cada territorio a donde ha llegado.

Muchos cantantes optan por irse de su tierra en busca de oportunidades, ¿tienes en mente dejar Perú en algún momento o, quizá, consideras que es posible gestionar una carrera internacional desde tu residencia en Lima?
Su homenaje a Cuba
Claro que es posible gestionarse la carrera desde donde uno radica, la tecnología es sin duda de gran ayuda, pero sí me gustaría salir y experimentar proyectos, grabaciones, tours, salir y regresar y quien sabe en algún momento algo inesperado esté aguardando para mí. En la vida nunca se sabe. Solo espero que sea con y por la música y de la mejor. La vida no puede ser una fiesta permanente, me lo dijo una profesora en la Alianza Francesa, muy sabia y a la que respeto mucho, y tiene razón. Creo que podemos tener calidad de vida y ser felices en la medida que nos lo propongamos y nos cultivemos lo más que podamos, y en todo aspecto, mucha luz afuera y adentro.

En una entrevista dijiste que eres una ‘revolucionaria, ¿esto es en tu carrera, como mujer o en la vida?  ¿Qué significa serlo en estos tiempos?

Eso lo dije pensando en los artistas en general, desde luego me incluyo, porque son los artistas los que hacen más patria y más revolución que cualquier líder político, congresista e incluso gobernante, que como ya sabemos van llevando a su país a la ruina. El artista es como la comedia, que toma revancha de la vida, con su grano de arena hace más feliz a los otros y deja una esperanza, con su arte contagia la fuerza, el optimismo, motiva e inspira.

¿Qué piensan tus tres hijas sobre tu carrera artística? ¿Les gusta lo que haces? Sobre todo cuál es la opinión de Romina, que es periodista.

El logotipo que la caracteriza
Mis hijas saben que es mi tema, mi vida y mi mundo pero están felices de que yo me desarrolle y realice como artista. Se alegran mucho de cada paso que doy. Sospecho que están orgullosas de mí (risas).  Cada una a su manera. Lo que siempre tienen presente es que yo las arrullaba para que durmieran, y me hacían sus pedidos de canciones, boleros, valses peruanos, etc.
Romina como es la mayor y está en el mundo de la comunicación y la moda, compartimos bastante, conversamos al respecto, me aporta mucho. Es la primera en reclamar cuando nuestras ocupaciones nos abstraen o absorben, es nuestro termómetro, no permite que uno deje de compartir en familia, de almorzar juntos tanto como se pueda, por hacer lo que uno cree tiene prioridad. La familia acompaña y comparte. Mi esposo es también mi fortaleza, me ayuda mucho, siempre está presente.

Hija, esposa, madre, artista y mujer, ¿cómo hiciste para que ningún rol escapara de tus manos?

Pienso que uno no debe dejar de vivir plenamente la vida, cada rol, ninguno le quita nada al otro, es decir, la profesión no debe de restarnos como madre, ni como hija, ni como mujer ni como amiga o ciudadana. Por el contrario, todo debe nutrir y retroalimentarse. Todo nos debe ilustrar y aportar. Eso nos hace crecer, te alimenta y enseña, te hace más humana y mejor profesional, pues todos los roles aportan a la profesión y viceversa. La vida está llena de aprendizajes. Somos aprendices, alumnos pero también podemos ser maestros, profesores, dejar una enseñanza, un ejemplo, una idea o reflexión.
El que enseña, aprende. Un profesor, lee y se informa, traspasa sus conocimientos a sus pupilos, se nutre para darles lo mejor. Es igual cualquier otra profesión. Pienso que todas son una forma de arte. De hecho, el arte está presente en todo. Pero para lo que realmente debemos ser los mejores artistas es para  la vida. No se puede ser un buen profesional sin ser un buen ser humano. Sería una farsa.
Es una artista que destila sensualidad y sentimiento
La vida es corta, es de minutos. El tiempo hay que invertirlo en lo mejor para poder dar lo mejor de nosotros. La consigna es vivir nuestras propias vidas con alma, actitud, buen espíritu y mucha luz, mucho amor, no me canso de decirlo. El afecto, el amor, es lo que el mundo necesita y nosotros mismos también, por tanto, hay que proyectarlo y repartirlo desde dentro. No podemos dar lo que no tenemos. Damos lo que somos.

Cuando miras hacia tus inicios, ¿qué es lo primero que pasa por tu cabeza? ¿Te arrepientes de algo?

Las ganas e ilusiones que conservo hasta hoy. La inquietud de hacer tantas cosas bonitas, proyectos que estaban callados, quietos y que sabía algún día se harían realidad. El entusiasmo de poner en práctica toda la energía de mi ser, me sentía como diablo en botella (risas). Me gustaría seguir ganando experiencias, seguir trasmitiendo el arte y lo nuestro por el todo el mundo. Sería un privilegio. Y no me arrepiento de nada

Si desean saber más de la artista
pueden pinchar
el siguiente enlace:
http://www.gisellaaltuna.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario