Puedes adquirir mi nueva novela Y te diste la media vuelta en la librería Soriano de Valencia o a través de su web para toda España.También lo pueden hallar en papel en la librería Bravo de Fuenlabrada (Madrid). Venta en Perú: librería El Virrey de Miraflores.

jueves, 9 de agosto de 2012

Jenny Zúñiga: “Cuando dices la verdad siempre vas a tener gente que opine en contra y a favor de ti”

Vivir defendiendo su verdad la ha llevado a meterse en un montón de líos,  pero el más fuerte y decisivo en su existencia, fue publicar un libro donde narra las miserias de la campaña política del candidato presidencial que asesoraba, el que luego llegó a ser primer mandatario de su país, pero ya sin su apoyo.
Jenny Zúñiga, periodista de profesión y escritora por vocación,  retoma la historia dispuesta a contar más, y vuelve en breve con “Yo conocí al monstruo por dentro II”.
“En la segunda parte, recojo un poco más de la campaña; abundo en detalles e incluyo fieles relatos de muchos personajes del partido de Alejandro Toledo que quisieron comprar un lugar en el Congreso. Además de testimonios de otros individuos que se desilusionaron de la política para siempre; son relatos impresionantes”.
Conozcamos a esta profesional de las comunicaciones que tiene una fe profunda en la gente de su país, considera que el periodismo sigue siendo una profesión de nobles fines, y que piensa que se puede amar más allá de la muerte.

Se puede decir que nunca más repetirá el plato de asesorar a un candidato a la presidencia de la república  tras su experiencia con Alejandro Toledo, en que parte de su fe en la política y en los políticos quedó gravemente afectada. ¿Es que todo lo que tiene que ver con la política posee un alto efecto contaminante?  ¿Qué hay de los hombres y mujeres de buena voluntad que alguna vez se unieron a las filas de algún partido?

Sí,  repetiría la experiencia de asesorar a un candidato presidencial, con mucho gusto en cualquier parte del mundo; nada es imposible en la vida.
Hoy tengo más experiencia, he leído más sobre  política, he aprendido a conocer  algunas triquiñuelas de la política en el Perú.       
Hacer política en nuestro maravilloso Perú,  no es  tan  desastroso;  las campañas políticas especialmente las presidenciales, son una maravilla.  Si la transformas en una fiesta de colores, con sus características luces, bandas de música de pueblo, algarabía por doquier,  el barullo siempre  te recompensa con miles de  seguidores como le pasa a cualquier candidato que le regala al pueblo una fiesta política. A pesar de la exposición pública que te puede deparar la política no creo que su  efecto contaminante  sea tan poderoso  como para  vulnerar  tus principios, al contrario,  es un derecho histórico;   a través de la política ejerces  la democracia,  el pueblo tiene que saber  que, no siempre  el mejor candidato  es el mejor Presidente de la República y viceversa, pero bajo cualquier pronóstico,  hacer política en el Perú es un derecho democrático.  Los hombres y mujeres que incursionan en política tendrán sus propias experiencias;  sin duda satisfacciones y también desilusiones como en todo en la vida.   Pero para tenerlas has tenido que vivirlas.


En sus tiempos de reportera de un  importante
canal de televisión peruano

Su  libro “Yo conocí al monstruo por dentro” que no es una novela— según declaró en su momento—, aunque muchos quisieron  verlo simple y llanamente como producto de su imaginación por diversos intereses, levantó mucha polvareda en el entorno de su ex jefe, la prensa y la ciudadanía en general, e incluso no faltó gente que la acusó de mentirosa, resentida y de querer alcanzar fama y dinero a costa de quien alguna vez le depositó su confianza. He escuchado decir que un periodista que labora en un medio o para alguien como asesor de prensa es un trabajador que— como cualquier otro— debe ceñirse a las reglas y desplegar lo mejor de su talento en pro de los objetivos trazados, y que si no le gusta le asiste derecho de irse por donde vino. Cuando vio que su candidato comenzaba a desdibujarse frente a sus ojos, ¿por qué no cogió sus bártulos y le dijo adiós?  ¿Es que pensaba que sólo se trataba de un tipo extravagante y que pesaba más su ‘buen corazón’? ¿Un periodista debe guardarse sus convicciones y valores y hacer simplemente lo que le piden?

Es muy fácil coger los bártulos e irse silenciosamente. Antes de renunciar a mi cargo como jefa de prensa  en la campaña de Toledo,  medité mucho y aún a pesar del tiempo  transcurrido, me  reservo el derecho al silencio; de exponer la razón principal de mi alejamiento de esta campaña política.
Yo asumí como periodista  una convocatoria para  elaborar con creatividad y talento la campaña  presidencial a través de  los medios de comunicación.   El objetivo era crear el mejor candidato en la campaña presidencial y sin duda alguna, lo hicimos. El secreto fue  considerar el último detalle de  la  cosmovisión de  nuestro  pueblo,  asumimos el trabajo de una campaña presidencial  en momentos muy difíciles en el país. No era cualquier campaña presidencial,  fue  una campaña sin precedentes. Eran tiempos de Montesinos, y a pesar de esto logramos que fuera variopinta  con un minúsculo puñado de periodistas que me acompañaron en este sueño de querer hacer un presidente diferente para todos los peruanos.
El equipo trabajó  sin desmayo  y  fuimos  logrando nuestros objetivos poco a poco. Así  lo  contaban los diarios de esa época; en poco tiempo habíamos subido como espuma en las encuestas gracias al invalorable apoyo de muchos amigos de la prensa internacional como Lucían Chauvin,  Presidente de la Prensa Extranjera en ese entonces; Jean Craig de Bloomberg, Sally Bowen, María Luisa Martínez de Univision,  entre otros que  apostaron por el candidato de Harvard y le realizaron  a nuestro a Toledo las mejores  entrevistas del momento.
Fue jefa de prensa de Alejandro Toledo
Foto: RPP
Los periodistas de la prensa nacional empezaron a buscarnos  ya que las entrevistas internacionales empezaron a rebotar en la pantalla  nacional; y es que nuestro candidato llegó a convertirse en el favorito del país. Bastaba poner el estrado, las luces, los banderines de colores, la banda interpretando el huayno  “Propuesta”  para que todo el país entonara el Amor amor (canción del dúo Gaitán Castro)  y así  llenábamos  las plazas y los parques de todo el Perú.  No teníamos los medios de comunicación que requería la campaña  en ese momento, pero pasaba algo mejor teníamos al pueblo de nuestra parte.
El tema confianza  era algo que debería   practicarse en viceversa. Nuestro equipo también había apostado por el candidato, prácticamente aceptamos la convocatoria porque nos pareció que este cholo graduado en Harvard  podía convertirse en el presidente demócrata al fin.  Es así que nos embarcamos en esta experiencia casi sin  esperar  retribución.
Recordar  la campaña  es  una experiencia maravillosa a pesar de todo. Como equipo de prensa pusimos en juego no sólo nuestra credibilidad, sino también todos nuestros esfuerzos para lograr un proyecto casi imposible en una batalla desigual. Era una campaña de David contra Goliat. La inversión económica que hacían otros candidatos en los medios de comunicación era millonaria. Por el contrario, nosotros en los primeros años no tuvimos que invertir.
El tiempo transcurría y la campaña  hervía,  los enemigos eran más creativos que antes; recuerden que el rival principal  en campaña  era el presidente de turno con todo el apoyo del momento.
Pese a que  todo el día de las elecciones los medios a priori anunciaron una holgada victoria de Toledo y los resultados nos dieron como ganadores,  y por ello lo celebramos, y  recibimos los primeros abrazos de los corresponsales de la prensa extranjera, el panorama cambió sorprendentemente en pocas horas.  Los mismos medios de comunicación anunciaron que  Toledo no era el ganador. ¡Nos habían robado las elecciones presidenciales¡

La canción "Amor, amor" del dúo ayacuchano
Gaitán Castro formó parte de la banda sonora de
la campaña electoral de Alejandro Toledo
Foto: Diario La República

En el 2000, después de que nos robaran  las elecciones a  vista y paciencia de todos,  el momento se hizo más inestable. Necesitábamos apoyo para llegar a la segunda vuelta y todos lo sabían,  así que Toledo empezó a pactar con gil y mil,  entre ellos gente inescrupulosa; muchos políticos que quisieron resucitar  y otros  de dudosa reputación. Al observar esta situación quise  alertarlo, advertirle  que no era convenientes  estas alianzas y me respondió “Jenny: ellos me van a hacer presidente”. En ese momento  decidí  alejarme de la campaña.
Luego  llegó  el  vídeo Kuori-Montesinos.  Nuevamente fui convocada por  el mismo Toledo para acompañarlo en la segunda vuelta, pero en esta oportunidad preferí dar un paso al costado. El panorama había cambiado,  existía un nuevo entorno. Toledo había resucitado a muchos cadáveres políticos.  La segunda vuelta había transformado a todos, especialmente a los políticos ansiosos del poder que veían en Toledo una posibilidad para regresar  a la escena política nacional.
En la  segunda vuelta todo  era válido con tal de que  el Cholo de Harvard, como lo empezó a llamar  la prensa, llegara al poder. Por otro lado, también había muchos que harían de todo para  impedir que el cholo  se  convirtiera en presidente. Toledo más que nadie lo sabía y se propuso no arriesgar nada y aceptó la colaboración de  Dios y del Diablo.
En cuanto a vuestra pregunta sobre  el  deber de   un periodista,  pues está demás decirlo un periodista tiene una gran responsabilidad sobre sus hombros y  su conciencia,  claro si este es digno y ha sido formado para convivir como tal.  Un periodista está prácticamente obligado a vivir con la verdad pase lo que pase; se debe sólo a la verdad.
La periodista declara que Toledo hizo pacto con
Dios y con el Diablo
Y quiero recordar  al Mons. Bassotto que en una homilía en la ciudad de Roma definió  la misión del periodista de la siguiente manera:   Debemos partir desde este principio. Lo importante es que quien debe comunicar no comunique lo que imagina, sino que comunique la verdad objetiva, del mejor modo posible. Y que no se deje superar por las presiones que encuentra en el ambiente. Naturalmente, por algo se le llama a la prensa, y con razón, "el cuarto poder", por su influencia.
Y por eso mismo hay muchas presiones detrás para que también el "cuarto poder" esté al servicio de intereses económicos, ideológicos o de distinta naturaleza. Es por eso que lo primero que debe tener un periodista es el amor a la verdad, porque la verdad tiene derechos. Y lo único que nos hará verdaderamente libres es el amar y el vivir en la verdad. Por eso como,  decía el adagio que cité en la predicación ""Amicus Plato, sed magis amica, veritas"". Platón es amigo mío, pero soy mucho más amigo de la verdad. Que no haya ninguna cosa que interfiera en la acción del periodista que le impida decir, dar a conocer la verdad”.

Sobre el significado de la obra, ¿el monstruo es la política, Alejandro Toledo como político y los políticos en general?

El significado del título es sugerente respecto a todo lo que se oculta detrás de bambalinas en una campaña política. Todo, partido político, políticos, simpatizantes. Conocí  toda la parafernalia de cerca y lo definí como un monstruo porque era capaz de transformarse según los intereses,  y por defender estos mismos intereses son  capaces de manchar honras de profesionales incluso traicionándolos como nos sucedió a nosotros (al equipo de prensa y a mí)
El significado de la obra es el relato de un capítulo de nuestra historia (del Perú) digno de contar,  ya que nunca antes había sido narrada  una campaña como ésta.

Sus amigos manifiestan que usted es una idealista y que durante su carrera siempre puso encima de todo, sus creencias y valores éticos, y que por eso, ha sembrado por doquier enemigos, ¿le cuesta ser políticamente correcta? Pues nos consta que en donde ve injusticia ahí está usted metiendo su cuchara, ¿qué la conduce a actuar de esa manera; de ir en contra de la corriente?

El día que se graduó de periodista
Por mi parte no creo que  se me acabe la capacidad de indignarme frente a las injusticias. Siempre tendré que opinar si esto sucede  aunque piensen que estoy nadando  contra la corriente, pero es que para  ayudar a desarrollar  nuestro  país  tenemos  que romper esquemas y paradigmas. Como principio de vida siempre pongo por  encima de todo la verdad, me enseñaron a vivir con la verdad.  No creo que esto sea ser idealista, sin embargo,  presiento que a mucha gente no le gusta  o le incomoda que se les diga la verdad. Cuando empecé a escribir sobre esta maravillosa historia,  jamás pensé  que numerosas personas  me amarían por mi relato y a otras tantas incomodaría.
La política técnicamente hablando  es hermosa. Sigo pensando que  es así. El problema lo ponen los  que  ejercen la política,  especialmente  en nuestro país;  gente que no tiene nada que perder, y conocemos de sus actos bochornosos a través de los medios de comunicación; y esto es lo que terminas detestando.  
Me cuesta, en todo caso, comprender que en el Perú la política no vaya por un  buen cauce por culpa de personajes sin principios, sin vocación de servicio. Esto es lo que realmente me cuesta hasta la fecha.

En su libro no sólo le sacó la máscara  al ex presidente Alejandro Toledo sino varios personajes del mundo de la política, el periodismo, etc., que hasta ese entonces, poseían una imagen impecable de cara al público, sin embargo, pasado el huracán, se retocaron el rostro,  volvieron a ocupar sus lugares, y aquí no pasó nada, ¿por qué la gente olvida tan fácilmente? ¿Cómo disculpar a un  candidato y luego a un jefe de estado que no modificó su conducta?  Y lo que es peor, la ciudadanía por poco le entrega nuevamente el mando del país hace algunos años atrás. ¿Es que la  gente tampoco aprende del sufrimiento? ¿Qué saca en claro de estos hechos?

Los peruanos destacamos por ser un pueblo que jamás pierde las esperanzas,  lo hemos demostrado al momento de votar; casi en todas nuestras elecciones, y seguiremos con la misma actitud por mucho  tiempo a pesar de las novedades políticas que nos informan los medios.
Toledo no creo que haya quedado satisfecho de su actuación en las últimas elecciones presidenciales y es que los resultados lo demostraron las encuestas y las urnas. Realizaron una inversión millonaria en spots publicitarios, y   su publicidad, sin duda, fue la más destacada. Pero los peruanos han comentado que lo vieron demasiado soberbio en los mítines y en sus entrevistas en la televisión casi se sentía  el ganador y,  este,  al parecer fue el  detonante para que el pueblo peruano no lo eligiera, ya que los peruanos perdonamos más fácilmente  los errores políticos, pero la soberbia no. 
No fue el objetivo de mi historia sacarle la  careta  a nadie,  sólo conté la verdad de lo vivido sin pelos en la lengua.  Parte de  tus interrogantes    también las tengo yo, pienso que el tema viene de fondo y por supuesto,  aquí tiene que ver mucho  el comportamiento y el  manejo informativo en elecciones políticas  de algunos  medios de comunicación al pronunciarse sutilmente sobre sus favoritos en  las campañas políticas.  

"Keiko como ninguna otra mujer antes estuvo cerca
de llegar al sillón presidencial", declara.
Foto: Latinoamérica Libre
Su obra iba a llamarse “Ídolo de barro”, ¿qué la hizo cambiar de opinión?  Y ahora que está a punto de publicar la segunda parte de esta historia, ¿piensa reconsiderar el título primigenio? Adelántenos algo de su contenido, por favor.

Sí,  este título era una propuesta pero opté  por el segundo título, y creo que el elegido  expresa en síntesis  lo relatado, porque  en realidad detrás de una campaña existe un ‘andamiaje’,  como decía el mismo Toledo.
Ya  he terminado de escribir  la segunda   parte de esta historia  “Yo conocí al monstruo por dentro”, pero he detenido su edición porque quiero pulir algunos detalles.
En la segunda parte, recojo un poco más de la campaña; abundo en detalles e incluyo fieles relatos de muchos personajes del partido de Alejandro Toledo que quisieron comprar un lugar en el Congreso. Además de testimonios de otros individuos que se desilusionaron de la política para siempre; son relatos impresionantes.
Actualmente estoy abocada a escribir una historia muy romántica sobre los afectos pero principalmente  sobre el amor, “El amor en todos los tiempos”.  Pienso que puedo titularla así. De  momento estoy  recogiendo todo lo que sea necesario para poder escribir sobre la fuerza de este sentimiento en el hombre y la mujer durante a lo largo de la vida,  desde que nace, muere y mas allá de la muerte. Relato mis experiencias de  cara a la vida,  como en todo, cuando toco  el  tema del amor lo hago con intensidad. Tal como lo hice cuando me dejé envolver en aquella loca  y emocionante campaña política.

Al periodista Jaime Bayly le dijeron que la escritora
era una 'amiguita' de Toledo, y por eso, hablaba de él.
Foto: El Universal
El ex presidente Toledo ha vuelto a aparecer en los medios, ¿la gente podría pensar que con su obra pretende cerrarle el paso?  Porque, ¿él albergando aspiraciones presidenciales? Usted que lo conoce tanto, ¿cree que ha aprendido la lección y  en una posible reelección podría hacer una mejor gestión?  ¿O es que “gallina que come huevo aunque le quemen el pico”?

No tengo venganza de mi parte para nadie, en todo caso, no existe para mí un argumento para este sentimiento.   La historia es la historia y su relato queda allí para quien desee conocerla de cerca y comprenderla.
Siempre esperaré como cualquier peruana o peruano  que el candidato Toledo haga mejor  las cosas, más aún,  si desea volver a postular a la presidencia. Y como todos esperaré que si lo logra  gobierne con honestidad y honradez  nuestro país intercultural con un  40 ciento todavía hundido en la extrema pobreza, el que,  a pesar de todo,  siempre tiene esperanza en el gobernante de turno.

¿Tras la aparición de su obra trató de comunicarse con usted? ¿Tiene idea de lo que piensa de usted y de su libro?

No he  buscado nunca al ex presidente Toledo, tampoco he tratado de comunicarme con él y no tengo idea de lo que piensa.  Si leyó mi libro lo ignoro pero un periodista muy conocido  del diario El comercio, que fue uno de los primeros que se interesó por hacer una crítica especializada sobre mi libro,  al momento de entrevistarme me compró  tres libros. Recuerdo que no los quiso tomar de obsequio (es más fueron los primeros que yo misma vendía),  dijo  que uno de esos libros que se llevaba sería para Alejandro Toledo. En realidad no he sabido si lo ha leído.
Por otro lado un periodista extranjero amigo mío,   se encontró con él en un crucero y le hizo referencia de mí recordándole cuando estábamos en los inicios de la campaña,   y el ex presidente Toledo dijo: “Sí, claro es mi amiga”.

Para los cajamarquinos las lagunas son símbolo
de vida y divinidad
Foto: La República
Tenemos entendido que el periodista Jaime Bayly la invitó a su programa porque pensaba que había sido amante de Alejandro Toledo y que sacaba el libro para vengarse de él. ¿Es eso cierto?

Jaime Bayly fue muy amable en invitarme a su programa de televisión  para entrevistarme efectivamente por mi libro. Le pareció curioso el titulo. Me dijo que no había terminado de  leerlo  por razones  de viaje, ya que recién pisaba suelo peruano, pero que algunas personas le habían comentado que era ameno y de rápida lectura.
También me dijo en el corte comercial  que gente del partido de Toledo  le había dicho que yo era una ‘amiguita’ de Toledo  y que por eso escribía de él. Pero que no había dado crédito a esto porque su equipo de producción le había informado que desempeñé el cargo de jefa de prensa de su campaña presidencial; y que además, le habían comentado sobre mi trabajo,  sobre todo, mis coordinaciones con los medios de comunicación, durante esa época. Luego terminó diciendo “en este canal todos te conocen”.
Debo suponer que algunas personas siempre me han  indispuesto. Ahora sin duda más, por la publicación  de mi libro. No puedo esperar más de ellos. En realidad no espero nada de la gente que no conozco. Respeto su pensamiento.  Cuando dices la verdad siempre vas a tener gente que opine en contra y a favor de ti.

Usted que lleva más de 15 años en el periodismo político, y es una mujer exitosa, ¿nos puede explicar por qué el pueblo peruano hasta el momento se resiste a darle una oportunidad a la mujer convirtiéndola en su presidenta? La única que estuvo cerca fue Lourdes Flores, y de allí, ¿no hubo otra? ¿Cree que la respuesta no es otra que por puro machismo?

También estuvo cerca Keiko (hija del ex presidente Alberto Fujimori) con casi el 50 por ciento de aprobación en las encuestas como ninguna otra antes estuvo cerca del llegar al sillón presidencial.  Y la misma Nadine (la actual Primera Dama del Perú)  ha  tomado  una actitud de poder en el actual gobierno. Cada día es un poco más aceptada por el pueblo,  y por otro lado,  en las provincias del Perú hay muchas mujeres que han demostrado  su fortaleza para dirigir a la organización social de su pueblo; es más,  lo hacen cada día.
En el  interior del país son las mujeres las que representan el poder legítimo, y  se podría decir que son las que toman las grandes decisiones en sus pueblos.   Pero ellas  casi nunca  llegan a las altas esferas de la política peruana y si  llegan no es  por mera casualidad: las últimas mujeres del Perú profundo llegaron al Congreso más que todo por la fotografía de la interculturalidad congresal, porque después se les ha discriminado siempre.
El no reconocimiento no creo que se deba al machismo netamente,  existen fuerzas políticas que no permiten que la mujer llegue al poder con facilidad y esto se lo debemos preguntar a quienes dirigen las riendas políticas en el país.

"El pueblo peruano aún espera mucho de Ollanta
Humala", asegura
Acaba de terminar unos estudios sobre solución de conflictos y creemos que es una conciliadora nata pese a lo que otros puedan pensar por su carácter, ¿a quién responsabilizamos sobre lo ocurrido en Cajamarca? ¿Lucha de egos o de ideologías trasnochadas?  ¿Desinformación o una pésima forma de hacer las cosas?  Aclárenos el panorama.

Efectivamente, acabo de terminar un Diplomado en la Pontificia Universidad Católica del Perú y no me ha quedado más que  convertirme en lo que dice, en una conciliadora. Hoy este conocimiento  me permite  mirar mi adorado país y sus  conflictos con otros ojos. Sin duda mi carácter se ha fortalecido, y  hoy más que nunca sigo defendiendo la verdad cueste lo que cueste.  Ese mi lema.
Cajamarca es un bello departamento del Perú.  Su propia cosmovisión nos recuerda que son guerreros natos frente al infortunio, basta recordar su historia  para reconocer la sangre  vencedora de este pueblo que por muchos años ha vivido en el abandono de las autoridades del gobierno central. Los cajamarquinos  sabiéndose rico en minerales  han tomado la decisión participar y  tomar el “control” en el usufructo de las riquezas minerales de sus tierras.  Lamentablemente esta decisión no es interpretada así por los negociadores y los cajamarquinos han cometido muchos errores en el proceso de transmitir sus intereses.
Cajamarca, al margen de sus dos gemelos revoltosos Santos y Saavedra, se ha convertido en un caldo de cultivo después de muchos años de abandono. Hoy su población exacerbada no quiere escuchar más a quienes nunca los escucharon y los mantuvieron en el subdesarrollo. Ellos han perdido la fe en las autoridades de gobierno y optan por la defensa de sus recursos naturales, el gran pretexto para extender el puente para la gran negociación y resolución del conflicto y por ende hacer uso del “control” que vienen exigiendo entre líneas.
Los interlocutores del gobierno tenían que tener preparación pero, sobre todo, conocer la cosmovisión e idiosincrasia de este pueblo.  Para quienes sus  lagunas tienen vida propia, por ejemplo.  Para ellos son símbolos de vida y de divinidad. Ellos no serían capaces de traicionarse así mismos vendiendo sus creencias al mejor postor, menos aún,  si los interlocutores no han sabido comprender y ponerse a la altura de las circunstancias.  Y de esto saben mucho Santos y Saavedra, y manejan a la población de este departamento como ya lo hemos visto por la televisión.
La periodista considera que el presidente Humala
debe reconciliarse con su padre
Foto: Actualidad
Los conflictos en el Perú como el  de Cajamarca y Bagua se han convertido en un problema por la  falta de cálculo político,  pero sobre todo de la mala elección de los interlocutores, y a esto se suma los medios  mal informados o con poco interés para buscar los antecedentes o la cosmovisión de los actores para comprender el problema y difundirlo a la par de  ayudar a encontrar la solución.  
La única solución es dialogar y conciliar bajo todos los posibles argumentos sin soberbia y con organización, que los interlocutores  sepan colocarse en los zapatos de los pobladores de Cajamarca y Bagua que son los conflictos que se encuentran latentes en el Perú, tal vez, los más importantes por las muertes de sus pobladores en defensa de lo que ellos creen valido.
Queremos un país a la altura de las circunstancias para enfrentar el desarrollo de todos los pueblos con la minería y el petróleo, con proyectos que incluyan a los pobladores del entorno y porque no a todo el país,  con proyectos que sean sostenibles en el tiempo  y que refuercen nuestra identidad nacional día a día en pro de la defensa de nuestros propios intereses que deben ser comunes y no personales.

¿El presidente Ollanta Humala está siendo una decepción para el pueblo que lo eligió? Según su particular óptica, ¿cuáles son sus errores?

No creo que este sea el sentimiento del pueblo peruano. Yo creo que es un pueblo que jamás pierde la esperanza, y sabe que Humala cursa su primer año como presidente, por ello  aún esperan mucho de él. El  pueblo es consciente de su juventud política y  sabe que ha heredado muchos problemas, principalmente los de la falta de equidad en el Perú profundo.
Creo que más que errores han sido decisiones con falta de cálculo político,  escogió sin duda hombres decentes y profesionales como el Premier Óscar Valdés, pero sin duda también vulnerable antes los políticos tradicionales y unos medios de comunicación muy exigentes como en ningún  otro gobierno. Pienso que al presidente Humala seguramente le van a sumar a su gestión los informes de sus asesores que sirven para que refuerce y encamine mejor al país. 
Pienso que debe reconciliarse con su padre, que es su referencia de vida y como Presidente de la República no puede vivir a espalda de éste sólo por sus intereses políticos. No es de buen gusto esta actitud ante la sociedad peruana.
Un  gobernante no se debe a su esposa ni sus amigos, tampoco a los medios de comunicación que presionan en algunos casos. El presidente de todos los peruanos se debe a su pueblo, si él obra y toma decisiones pensando en  él  especialmente en los del Perú profundo, esto será como el cristal que haga brillar su gestión ¿Es que acaso no le gustaría ser reconocido como el presidente de los más pobres del Perú?
"El periodismo puede contribuir al desarrollo de un país,
y por ende del mundo", asevera 
Una de sus virtudes  es su educación militar,  su preparación  en la defensa e  identidad nacional, y su rasgo más característico es que siempre le gusta introducirse en el mar  humano que lo convoca para darle un saludo un beso o solo un apretón de manos.  En más de una oportunidad en un evento publico se ha dejado he  ver rompiendo filas y muy afectuoso  se acerca a recibir el abrazo y los besos de los peruanos,  en su  mayoría de gente muy humilde. Es reconfortante ver al mandatario como  se acerca, los abraza, los jala hacia él, carga a los niños seguramente pensando en los suyos, besa a las abuelas y sujeta del brazo a los abuelitos para hablarles con cariño.

¿El periodismo continúa siendo un poder capaz  de mejorar el orden de las cosas o tan solo aquélla es una linda aspiración y nada más?

El periodismo  es el cuarto poder capaz  de transformar y mejorar el orden social, puede colaborar eficientemente  al desarrollo de un país y  por ende del mundo.  Este poder  ha demostrado que si se  lo propone con hidalguía  puede ayudar a combatir las lacras sociales y  poner   punto final al  colapso social por la pérdida de los valores en donde el honor y la dignidad ya tienen precio y en donde la corrupción y la delincuencia son el pan de cada día.
Aunque me tilden de soñadora  sigo pensando que  el periodismo es capaz de alzar la voz y denunciar al  impostor,  así el periodista  sea juzgado o despreciado por sus principios. El periodismo de verdad es capaz de destruir las torres invencibles que protegen la delincuencia en todos sus matices. Sólo el periodismo, profesión noble, es capaz de convertir su pluma  si es necesario en  un arma certera  para  denunciar lo incorrecto.
Si desean saber de la periodista o su obra
pueden escribirle a la siguiente dirección:
jenny_news@hotmail.com

3 comentarios:

  1. Me he acercado a esta entrevista con respeto, dado que en ella se habla de personas muy importantes. Me parece muy valiente la propuesta de Jenny Zuniga habida cuenta de algo que también se dice en la entrevista: el cuarto poder. Todo poder tiene su responsabilidad. Espero que en verdad el periodismo arroje libretad y luz, ya de hecho con esta entrevista me siento más cerca de ello. Gracias Elga, y enhorabuena a Jenny Zuniga.

    ResponderEliminar
  2. Ginés: Gracias por dejarme tu comentario. Así es, Jenny Zúñiga realmente ha visto el monstruo de cerca y es una suerte que haya salido ilesa. Y no solamente eso, sino que todavía tenga fe en que los políticos tengan vocación de servicio y puedan servir a su país.
    Saludos,
    Elga

    ResponderEliminar
  3. Ciro Alfaro Vargas19 de octubre de 2014, 0:24

    Conocía de la relación profesional de Jenny con el entonces candidato presidencial Alejandro Toledo por una cercanía amical con la familia Mourao; para entonces Toledo ya registraba un historial oscuro y deshonesto empezando por su escabrosa relación conyugal con la Karp desde su matrimonio en USA-1979, luego se trasladan al Perú,1982 nace su hija Chantal,se enfrascan en escandalosas peleas,12 de mayo 1986 Toledo denuncia a su mujer abandono de hogar, 21 mayo por apropiación ilícita de documentos y 200 dólares, 27 octubre por daños materiales,sustracción de artefactos,joyas y equipos; 15 de Noviembre 86 Karp lo denuncia por abandono de hogar,asimismo el 28 de noviembre por agresión física; luego Toledo el 9 de diciembre del mismo año la denuncia por abandono de hogar y haber pasado la noche con un extraño en un hotel fuera de la ciudad;en medio de esos escándalos surge el nacimiento de Zaraí 1989;entonces la pareja enfrentada viajan a USA donde prosiguen los desencuentros y finalmente llegan a los tribunales de Çolumbia produciéndose el DIVORCIO ABSOLUTO en febrero de 1992,confirmándose en Tribunales de Lima en febrero de 1993 y octubre de 1994. Oh maravilla,para la campaña presidencial del año 2000 la señora Karp con todo desparpajo se "reconcilia" con su "amado cholo sagrado"¿eran el chancho o los chicharronazos? ¡Que aventureros! ahí esta para muestra los escándalos de ECOTEVA ,ETC ETC. Felicitaciones Jenny por tu valentía y honestidad.

    ResponderEliminar