Puedes adquirir mi nueva novela Y te diste la media vuelta en la librería Soriano de Valencia o a través de su web para toda España.También lo pueden hallar en papel en la librería Bravo de Fuenlabrada (Madrid). Venta en Perú: librería El Virrey de Miraflores.

miércoles, 16 de julio de 2014

Frieda Holler: “Nadie puede vivir sin retos y obstáculos si desea seguir creciendo y superándose"

Su vida no navegó sobre aguas tranquilas pese a que su entorno familiar fuera el mejor ni porque más tarde se alzara con el título de Miss Perú 1965 y se convirtiera en una las finalistas emblemáticas de aquel Miss Universo, nada de eso, la hoy escritora, conferencista y empresaria Frieda Holler antes de ser lo que es, tuvo que superar un penoso divorcio, criar a sus hijos sola, y al mismo tiempo, reinventarse como ser humano, y labrarse un futuro económico.
Nadie lo podría creer de una mujer y profesional que en la actualidad es inspiración para muchas de sus compatriotas jóvenes y maduritas, pues ella puso de moda en su país la urbanidad y los buenos modales con su best seller Ese dedo meñique, que ya sumó 10 años de vida, y que por estos días se encuentra promocionando su libro Dos mujeres, dos historias de luz, un libro de autoayuda, escrito al alimón con Roxana Suárez-Mashtaler, donde se ha atrevido a contar parte de su vida personal como muestra de que es posible superar obstáculos y abrirse campo siendo quién seas o pretendas ser.  

Se podría pensar por el título que su nuevo libro  Dos mujeres, dos historias de luz está ubicado en el género de autoayuda o desarrollo personal, sin embargo, cuando lo abrimos y empezamos su lectura, nos encontramos con un relato autobiográfico. Usted que fue siempre muy celosa de su vida privada, ¿cómo es que anima a escribir sobre sí misma?

Fue una decisión muy pensada, reflexionada y además con la aprobación de mis hijos, porque la vida de su madre iba a salir a la luz y necesitaba que lo aceptaran.

Es una mujer que ama lo que hace
Tenemos entendido que no estaba preparada para escribir esta obra, y que incluso demoró en plantearse qué decir y cómo hacerlo.

He sido muy cuidadosa al escribir porque jamás comprometería a mi familia en forma total y absoluta. Cuando lo he releído me he sentido muy bien porque sigo pensando que es un libro de autoayuda y desarrollo personal porque al escribirlo Roxana y yo queríamos servir de fuente de inspiración a las mujeres que dicen “yo no puedo”.

¿Cómo equilibra Frieda Holler al ser humano, y al personaje público que conviven en ella?

Como tú comprenderás querida Elga no es fácil desdoblarse, pero soy una mujer equilibrada gracias a las enseñanzas de mis padres que siempre me dijeron que lo único importante en la vida era enriquecer al ser humano antes que cualquier otra posibilidad.

Una buena parte de su vida la pasó en provincia, más exactamente en el campo, ¿cómo una niña compatibiliza esa experiencia con la vida urbana de Lima? ¿Le supuso un cambio rotundo?

Fue tremendo. Estar acostumbrada a la naturaleza y a la edad de seis años llegar a un colegio inglés, sin conocer a nadie, a casa de mi abuela y vivir en la ciudad sin verde, ni animales, ni tirar piedras en el río me hacían llorar muchas noches a solas. Pero llegué a aceptarlo y acostumbrarme gracias a los mimos y amor de mis abuelos. En las vacaciones de medio año y las del verano regresaba a la hacienda feliz.

Siempre supo llevar con dignidad el título de la más
bella del Perú
Cuando niña tuvo serios problemas de identidad, y todo porque algunos profesores  y compañeros al conocer  a su hermana Ingrid,  rubia y de ojos claros,  pusieron en duda de que fueran familia. ¿Cómo afrontó esta situación?  ¿Es verdad que su abuela fue la primera en enseñarle el valor de la autoestima?

Hoy ya se habla mucho del “bullying escolar” pero antes era el simple acoso, burla y tomadura de cabellos, y pude superarlo porque tenía a “Mamami”, mi abuela materna, a mi lado que me enseñó a sentirme bien conmigo misma y a valorarme como mujer. Ella fue una mujer de carácter, con muy buena autoestima, sólida y fuerte que me enseñó con su ejemplo.  La recuerdo casi todos los días de mi vida con amor y agradecimiento. 

Trabajó desde muy jovencita, ¿cómo la recibió el mundo profesional de aquellos años? ¿El machismo llegó a ser un serio problema para usted?

Desde muy joven me fascinó la idea de poder trabajar, independizarme y dejar de ser una carga para mis padres que ya tenían cuatro hijos. Fue duro hacerme respetar como mujer y profesional. Padecí serios y lamentables problemas de machismo a mi alrededor, y tuve que dejar puestos de trabajo por acoso, además en esas épocas no se podía ni hablar del tema sin que una mujer saliera mal parada.

Un libro que fue bestseller  en su país y
que se sigue pirateando
No estaba entre sus planes presentarse al  concurso de Miss Perú, ¿quién le hace la propuesta y por qué acepta?

Efectivamente, no tenía ni la más mínima idea de concursar. Sin embargo, Paco Alava Estrada, un fotógrafo y periodista de sociales, me perseguía desde que tenía 15 años  para que aceptara su propuesta. En todos los eventos sociales en los que me veía no paraba de decirme: “¡Tú vas a ser Miss Perú!”, y yo solamente sonreía. Grande fue mi sorpresa cuando a mis  20 años  lo encontré con la comitiva del concurso en mi casa conversando con mis padres. Porque en esas épocas la mayoría de edad era a los 21 años y teníamos necesidad del permiso.

¿De qué manera esa experiencia marcó su vida? ¿Nunca se deja ser una miss? ¿La gente espera mucho de usted?

Para mí fue una experiencia maravillosa, llena de emociones y de recuerdos imborrables, pero resulta así siempre y cuando aprendas a vivirlas con los pies en la tierra y con dirección. De lo contrario puede llevarte por caminos insospechados, ficticios,  llenos de banalidad y frivolidad.

Escribir fue algo que usted buscó y se convirtió en un reto, ¿quién le facilita la entrada  en el periodismo y qué fue lo primero que redactó?

La primera entrada al mundo literario me la ofreció Enrique Escardó, director de la revista Gente cuando un día me preguntó: “Frieda, ¿qué te falta  hacer que hasta ahora no has hecho?” y yo muy suelta de huesos le dije “escribir”.  Él se quedó pensando unos segundos y me respondió: “Muy bien, tendrás una columna en mi revista, te doy 15 días para que te hagas cargo de ella”. Como comprenderás casi me desmayo, una cosa es desear escribir y otra muy distinta es cuando lo tienes que hacer. Mi primera columna se llamó Garabatos de mujer porque siempre tenía la posibilidad de decir que lo que yo escribía eran ‘garabatos’, por si algún periodista  ponía en tela de juicio mis artículos considerando que yo no había estudiado periodismo ni ciencias de la comunicación para ser tan atrevida y escribir.

Ha pedido de sus lectores tuvo
que escribir este libro
Nunca imaginamos  que el camino de una Miss Perú  hacia la consolidación de sus sueños estaría tan llena retos y obstáculos,  poseer el título no abría todas las puertas,  ¿no es así?

Se sigue pensando que un título como ese abre todas las puertas, pero no es así. Es una distinción que se tiene que llevar con hidalguía, como embajadora de tu país, sintiendo que nunca somos una “ex miss” porque ese año se queda para la posteridad. Recuerda que el ser humano está en una escuela de vida y que “nadie” puede vivir sin retos y obstáculos si desea seguir creciendo y superándose. 

Supongo que antes como ahora es difícil reconstruir una vida tras un divorcio y sacar adelante a los hijos, ¿qué fue lo más complicado, reinventarse o criar y educar a sus dos pequeños, o tal vez la suma de ambas situaciones?

Casi siempre un divorcio es un reto difícil para toda la familia y más aún si hay hijos pequeños, como lo era en mi caso.  Fue una etapa muy pero muy dura, porque además no conté con  la ayuda moral ni económica del padre de mis hijos. Tuve que salir a trabajar, estudiar nuevamente, criar y educar. Hoy soy una madre orgullosa de mis hijos y una abuela feliz.

Se la conoce más por sus éxitos profesionales, pero muy poco sus fracasos, tuvo que levantarse una y otra vez, ¿alguna vez estuvo a punto de tirar la toalla?

Más de una vez, pero mis padres me enseñaron que “vale caerse, pero no quedarse en el suelo” y con tantas responsabilidades menos aún. No podía tirar la toalla aunque muchas veces lloraba abrazada a mi almohada para que mis hijos no me escucharan.  Me he golpeado varias veces en mi vida social, amorosa y profesional, pero estoy viva, con deseos, objetivos y sigo soñando.

¿En qué cree? ¿Es una mujer religiosa o espiritual?
Sus libros se venden como pan caliente

Ambos, soy una mujer educada como “católica, apostólica y romana” y practicante. Me encanta mi religión, además estudio metafísica desde hacen muchos años y tengo una vida espiritual cada vez más fuerte y significativa. Creo en los ángeles que nos ha enviado Dios para que nos acompañen, guíen, nos amen y protejan y que están a nuestro lado cada día. Ya tengo dos libros dedicados a ellos que han tenido mucho éxito no solamente en el Perú, sino también en República Dominicana y México.

¿Sobre qué valores éticos se mueve?

Los que han prevalecido a través de las enseñanzas de mis padres, abuelos y en el colegio inglés San Silvestre en donde me eduqué: honestidad, puntualidad, ética, respeto, solidaridad, igualdad, agradecimiento y amor.

Tuvo que luchar años por limpiar su buen nombre tras unas acusaciones injustas entabladas en su contra, ¿cómo hizo para no derrumbarse y qué piensa de la gente que quiso destruirla?

Estuve en juicios políticos por siete años, y como dice el refrán “la justicia tarda, pero llega” sobre todo  cuando tienes la conciencia limpia. Fui Regidora de la Municipalidad de San Isidro y por aceptar un viaje a Marruecos para asistir a una Cumbre de la Mujer, pasé por España y tuve un encargo para el Ayuntamiento de Madrid y Barcelona que no pude traer de regreso porque ya Lima, como capital, los tenía con ellos y me hicieron un juicio, habiendo yo pagado mi pasaje inclusive…

¿Se arrepiente de haber incursionado en la política?

No me arrepiento porque aprendí mucho de ella, pero NO VOLVERÍA A LA POLÍTICA NUNCA, y lo digo con mayúsculas. Creo que se necesita una vocación especial para dedicarse a ella y yo no la tengo ni la tendré jamás.

Piensa que una vida con conexión
espiritual es importante
Usted puso de moda la urbanidad y los buenos modales cuando su  libro Ese dedo meñique batió todos los récords de venta en Perú, pese a que le dijeron hasta la saciedad que publicara otra cosa. Hay muchos prejuicios en torno a la educación y la cultura, ¿qué le hace pensar a los entendidos que la gente quiere consumir solo chisme y diversión?

Fue otro reto que tuve que enfrentar, pero afortunadamente soy una mujer persistente y deseosa de cumplir mis sueños, por eso, lo escribí contra viento y marea. El año pasado Ese dedo meñique cumplió 10 años de vida y se sigue vendiendo todos los días. Fue una bofetada para todos aquellos que decían que en nuestro país nadie quería educarse ni salir adelante. Desafortunadamente sabemos que en todos los países del mundo el chisme, el morbo, y  la diversión desenfrenada tienen más cabida que la educación, el respeto y los buenos modales.

Luego se lanzó a publicar un libro sobre ángeles que también logró vender como pan caliente, ¿la gente necesita creer en seres sobrenaturales para darle sentido a su vida?

Siempre he pensado que el ser humano que vive con calidad, saludable,  y  conexión espiritual tendrá una vida mejor y no caerá en las tentaciones mundanas que atraen como miel a las moscas. 

Es una mujer que necesita ser productiva y estar rodeada de sus afectos, ¿de qué manera lo logra?

Definitivamente soy una mujer que me encanta trabajar, producir, escribir, nadar, escuchar buena música y leo todas las noches de mi vida y no pierdo el tiempo en las redes sociales.  Los fines de semana no abro ni siquiera la laptop. Lo hago solo si tengo que escribir mi siguiente libro. No se me ocurre ver mensajes ni contestarlos. Mis hijos y mi nieta Isabella de 17 años se burlan de mí, dicen que soy una antigua, arcaica, etc.,  yo solo me río y les sigo la corriente, no me afecta…

Tuvo que afrontar muchos retos en
su vida
Su madre es una de sus fuentes de inspiración y ejemplo, ella aún ahora, con sus años, le muestra como vivir la vida a plenitud, ¿qué es lo que más valora de ella?

Mi madre tiene 95 años y todos los días se levanta preguntando “¿cuál es mi itinerario hoy día?”. Es una mujer admirable, que además no sale de su casa sin pintarse los labios, peinarse mil veces y ponerse sus joyas. Valoro su capacidad para ver la vida con optimismo y siempre con una sonrisa y vaya que ha tenido varias operaciones y cáncer. Además no solamente perdió a mi padre que adoraba, sino a un hijo de 42 años,  y se dice que este es el peor de los dolores de una madre.

Nadie negar que usted es una mujer realizada a nivel personal y profesional, pero ¿qué me dice del amor? ¿Lo busca, lo espera?  ¿Es indispensable encontrar una pareja para estar completa a nivel sentimental y ser realmente feliz?

Soy una eterna enamorada del amor, siempre estaré con las puertas abiertas de mi corazón esperando al hombre adecuado, pero si no llega no me quita la emoción de sentirme viva y completa como mujer, madre, abuela y profesional que agradece a Dios y a Mateo, mi ángel guardián, por cada día vivido.

¿Cuál es el mensaje o enseñanza que trae consigo su nueva obra? ¿Con qué parte le gustaría que se quedaran sus lectores?

Tiene muchos mensajes por cualquier página que se lea. No se leen solamente  mis experiencias y vivencias, sino también las de Roxana, coautora de este libro. Nos juntamos las dos, una en Perú y la otra en Canadá, pero con los mismos deseos de llegar al alma y al corazón de cada lectora con nuestros testimonios de vida. Además de ayudar y ser solidarias donaremos nuestras regalías de este libro a la Asociación “Ángeles Peruanos” que presido desde hacen ocho años y que ayuda a 50 niñitos que viven en extrema pobreza en el distrito de Pachacútec en Ventanilla, en la provincia del Callao, al norte de la ciudad de Lima.
Regresando a la pregunta, quisiera que en los corazones de las lectoras se quedaran con “la gratitud” porque es un tema de práctica espiritual que consiste en tratar de no olvidarse de este sentimiento en todos los momentos de su vida cotidiana, porque de lo contrario se mantendrá la insatisfacción, el disgusto, la rabia y la envidia al lado y la armonía estará ausente de la vida diaria generando el mayor número de sentimientos maléficos en la vida de una persona.
Para cambiar ello solo basta sentir gratitud, acordarse de pronunciar “gracias” en todo momento, ya que funciona como aceite para suavizar la mente haciendo desaparecer el conflicto y la insatisfacción entre las personas y todo empieza a mejorar. 
Si desean saber más de la autora, sus libros
y su trabajo como asesora 
pueden pinchar 
los siguiente enlaces:






4 comentarios:

  1. gracias querida y recordada Elga, me encantó la entrevista y espero que también a quienes la lean y les llegue el mensaje de amor, de los buenos modales y la espiritualidad. Un abrazo con ángeles y como siempre mi cariño y admiración

    ResponderEliminar
  2. Señora Frieda: Un placer como siempre. Gracias por compartir su historia de vida. Nos ha enriquecido el alma. Muchos cariños.

    ResponderEliminar
  3. BUENOS DIAS QUERIDA FRIDA, PARA SALUDARTE Y AL MISMO TIEMPO FELICITARTE POR LOS BUENOS CONSEJOS QUE NOS DS A TODAS LAS SECRETARIAS Y MADRES EN SUS HOGARES,TAMBIEN A LOS CABALLEROS PARA QUE SE SIENTAN SEGUROS DE SI MISMO Y COMO NOS DEBEN DE TRATAR CHICLAYO TE ESPERA MUCHOS EXITOS Y SIGUE ADELANTE TE ABRAZA MARITZA

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones por los 10 años de Dedo Meñique tal vez habria que re-editarlo... La sociedad actual mas parece "suciedad" porque el desarrollo económico no va de la mano con el desarrollo humano, ni en el construir para ser humanos mejores cada día.
    Y éxitos en esta nueva obra.

    ResponderEliminar